2 – 0 | Álvaro García, el héroe; Eddy Silvestre, el villano

El Cádiz se llevó los tres puntos en un partido que tuvo mucha estrategia y un poco de épica. El Nàstic vino a Carranza a encerrarse y aguantó el tipo casi una hora hasta que Barral consiguió inaugurar el marcador tras el lanzamiento de falta de Aitor. El broche lo puso Álvaro García con un golazo tras recorrerse medio terreno de juego con el balón. Lo peor, la lesión del utrerano que tuvo que ser sustituido a falta de cinco minutos para el final.

Álvaro Cervera no incluyó ninguna sorpresa en el once inicial con Cifuentes en la portería, Carpio y Brian en los laterales, Servando y Marcos Mauro en el centro de la defensa, Garrido y Abdullah en el medio campo, Salvi Sánchez y Aitor corriendo las bandas, Álvaro García en la media punta y David Barral como hombre adelantado.

Por su parte, Lluis Carreras, técnico del Nástic, planteó una formación ultradefensiva, con Dimitrievski en la portería, una línea de cinco hombres atrás con Kakabadze, Javi Jiménez, Carlos Blanco, Perone y Suzuki, Silvestre y Xavi Molina en el medio campo, Maikel Mesa y Delgado en las bandas y Uche arriba.

En la primera mitad las ocasiones brillaron por su ausencia. Un cabezazo muy blando de Garrido cuando se encontraba solo ante la portería rival hacía presagiar que el Cádiz iba a hostigar a los catalanes hasta la saciedad, pero tras diez minutos en los que los amarillos llegaban al área rival con cierta facilidad el Nàstic encontró el orden y el dibujo táctico de los visitantes surtió efecto. El Cádiz encontraba muchas dificultades para superar las pobladas líneas rivales y el Nàstic aprovechó el ímpetu ofensivo de los locales para llegar hasta el marco de Cifuentes. Lo consiguieron en el minuto 29 con un disparo lejano de Kakabadze que el meta cadista detiene sin problemas y un minuto más tarde con un disparo de Uche en segunda jugada tras repeler Cifuentes un disparo de Maikel Mesa. A cinco minutos del descanso, Dimitrievski detuvo un cabezazo de Salvi que iba dirigido a Barral desbaratando una gran ocasión de gol.

Tras la reanudación el partido siguño por los mismos derroteros hasta que el Cádiz consiguió romper el partido marcando en una jugada a balón parado, la única manera de traspasar la defensa tarraconense con opciones de peligro. Fue Aitor, el que desde unos 25 metros lanzó una falta cerca de la escuadra de Dimitrievski. El portero llega con la mala fortuna de que el balón golpea en el larguero quedando muerto en el área pequeña para que Barral empalme a la red tras golpear el balón el poste de la portería catalana.

Con el gol todo cambió.  El Nàstic se vio obligado a adelantar líneas y en el minuto 59 Maikel Mesa, en una jugada embarullada, a punto estuvo de conseguir el empate, pero un atento Cifuentes disipó el peligro. En el minuto 61 Garrido aprovechó un rechace desde el área rival para poner a prueba a Dimitrievski con un potente disparo.

Lluis Carreras se vio obligado a plantear otro partido y a los 63 minutos sacó a Barreiro por Delgado y en el 69 a Juan Muñiz por Xavi Molina. Cervera por su parte aprovechó la ventaja en el marcador para probar al recién llegado Carrillo en sustitución de David Barral.

Una pérdida de balón del ex cadista Eddy Silvestre en el centro del campo permitió en el minuto 73 la galopada del renovado Álvaro García para que marcase el segundo tanto cadista. Un gol de guión de cine. Eddy Silvestre, el indolente, hizo un último servicio a su antiguo equipo permitiendo que un jugador con el ánimo cogido con alfileres marcase un golazo. El utrerano liberó toda la tensión de estas últimas semanas reivindicándose y rompiendo a llorar sobre el terreno de juego. Pero el favor no era gratis y en el minuto 85 el mismo Silvestre, de manera involuntario todo hay que decirlo, chocó con el extremo cadista lesionándolo en la rodilla. Habrá que esperar para confirmar el alcance pero Álvaro García pidió la entrada de las asistencias nada más tocar el suelo, lo que no es buena señal. Fue sustituido por Dani Romera.

Tras el gol un desesperado Carreras había dado entrada a Omar Perdomo por Kakabadze pero las opciones eran muy pocas y el tiempo restante escaso. Ya con el tiempo cumplido, Cervera sustituyó a Álex Fernández por Aitor.

El Cádiz se asienta momentáneamente en el liderato de la clasificación con diez puntos en cuatro partidos, a la espera de los resultados del Real Sporting, que juega mañana sábado y del Numancia, que lo hace el lunes.

Ficha técnica

Cádiz Club de Fútbol: Cifuentes; Carpio, Servando, Brian, Marcos Mauro; Garrido, Salvi Sánchez, Álvaro García (Dani Romera 85′), Aitor (Álex Fernández 91′), Abdullah; y David Barral (Carrillo 72′).

Nàstic de Tarragona: Dimitrievski; Kakabadze (Omar Perdomo 77′), Javi Jiménez, Xavi Molina (Juan Muñiz 69′), Carlos Blanco, Perone, Suzuki; Maikel Mesa, Silvestre; Delgado (Barreiro 63′)  y Uche.

Goles: 1-0 David Barral (54′) y 2-0 Álvaro García (73′).

Árbitro: Prieto Iglesias (colegio navarro). Amonestó con cartulina amarilla a Brian (18′), Suzuki (56′) y Javi Jiménez (63′).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el Estadio Ramón de Carranza ante 13.492 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex directivo del Cádiz Club de Fútbol Agustín Ríos.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "2 – 0 | Álvaro García, el héroe; Eddy Silvestre, el villano"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies