El accidente del puente José León de Carranza pone en duda su seguridad

La caída de un camión grúa en aguas de la Bahía al impactar contra el pretil del puente José León de Carranza nos hace plantearnos si la estructura sigue siendo segura cuando está a punto de cumplir 48 años de servicio.

El nivel de uso de la estructura ha ido variando con el paso del tiempo hasta el punto de que hace algo más de una década se acomodó la plataforma para acoger un tercer carril y aliviar así la saturación del puente. Sin embargo, este uso intensivo de la plataforma y la inversión realizada para implantar el carril reversible no llevó aparejada la sustitución de los sistemas de contención, instalados según la normativa vigente hace casi medio siglo.

Así, podemos observar en la siguientes fotografías que el pretil del puente es el mismo en la actualidad que hace unas cuantas décadas.

Fotografía antigua del pretil del puente José León de Carranza

Fotografía actual del pretil del puente José León de Carranza

La normativa vigente en la actualidad en España sobre las características que debe cumplir los sistemas de contención de vehículos es la ‘Orden Circular 35/2014 Sobre Criterios De AplicaciónDe Sistemas De Contención De Vehículos’.

El apartado 2.2 de la misma define el riesgo de accidente en muy grave, grave y normal según las características de la infraestructura y el entorno de la misma. Así, en el caso del puente José León de Carranza el riesgo de accidente se considera muy grave al tratarse de “Estructuras singulares, entendiendo como tales las que tienen luces superiores a 200 m, así como aquellas de menor longitud que salvan zonas singulares (grandes cursos de agua, embalses, valles de muy difícil acceso)”.

Para este nivel de riesgo y una intensidad media diaria por sentido de más de 2.000 vehículos el nivel de contención recomendado es del tipo H4b, la máxima según la normativa española. Este tipo de pretiles son sometidos a los ensayos de calidad que especifica la norma UNE-EN 1317 y tienen que ser capaces de contener el impacto de un vehículo pesado articulado de 38.000 kg a una velocidad de 65 km/h que impacta con un ángulo de 20º y un vehículo ligero de 900 kg circulando a una velocidad de 100 km/h que impacta con un ángulo de 20º. Como una imagen vale más que mil palabras un pretil con un nivel de contención del tipo H4b sería el que muestra las siguientes imágenes, visto desde el lado interior y exterior para poder apreciar el grosor de los perfiles.

Aunque no es fácil apreciar las proporciones en imágenes que han sido tomadas desde distintos ángulos y distancias la diferencia entre los pretiles que debería tener el puente José León de Carranza y los que tiene salta a la vista. Esta vez la fortuna ha determinado que no haya que lamentar víctimas. Quién sabe lo que ocurrirá la próxima vez.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "El accidente del puente José León de Carranza pone en duda su seguridad"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies