Comienza la tramitación del Estatuto de las mujeres rurales y del mar de Andalucía

La futura ley, que impulsa la igualdad de oportunidades en estos ámbitos, incluirá por primera vez a las profesionales de la pesca

Carmen Crespo
Carmen Crespo

El Consejo de Gobierno ha aprobado el inicio de la tramitación del anteproyecto de Ley del Estatuto de las mujeres rurales y del mar, el tercero de España y el primero que incluya a las profesionales del sector pesquero. La aprobación de esta futura norma responde a la recomendación del Parlamento europeo a los Estados miembros relativa a trabajar para la instauración de un estatuto profesional que permita avanzar en la igualdad de derechos individuales entre las mujeres y los hombres que se dedican a la actividad agrícola.

Con esta normativa, la Junta de Andalucía dará un nuevo paso en la defensa de las mujeres del medio rural y pesquero, ya que, por un lado, servirá para afrontar la discriminación que han sufrido en cuanto a reconocimiento profesional y a estimación social, y, por otro lado, impulsará el ejercicio efectivo de sus derechos profesionales, sociales y fiscales.

Entre los principales objetivos y líneas de actuación más relevantes incluidos en el primer borrador de esta Ley se encuentran, por ejemplo, reclamaciones en materia de participación de las mujeres en los órganos encargados de la toma de decisiones. En este aspecto, el Gobierno andaluz impulsará que en los equipos de dirección de las asociaciones y organizaciones profesionales, empresariales y sindicales exista una representación equilibrada, primando en la concesión de ayudas a las entidades que cumplan con esta premisa.

En general, el Estatuto de las mujeres rurales y del mar plasma el compromiso de la Junta con la aplicación de políticas de equidad entre mujeres y hombres que contribuirán a avanzar hacia una sociedad más justa y democrática. Esto se debe a que conseguir la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el medio rural y el sector pesquero requiere no sólo abordar un cambio en la sociedad para eliminar brechas de género como la salarial o la segregación vertical y horizontal del trabajo, sino también superar el déficit existente hoy en día en lo que se refiere a la corresponsabilidad y a hacer frente las dificultades que encuentran en cuanto a participación social y política.

Situación en los sectores agrario y pesquero

El papel de las mujeres en la actividad agrícola, ganadera y pesquera es de gran relevancia, ya que el avance que han venido experimentando los territorios rurales de Andalucía en los últimos tiempos habría sido imposible sin su contribución. En la actualidad, su permanencia en estas áreas es clave para el futuro de estos espacios, para diversificar la economía y para fijar la población al territorio. No en vano, entre otras funciones, ejercen como promotoras del desarrollo de actividades complementarias de las explotaciones que permiten aportar plusvalía a las tareas que se realizan en las zonas rurales.

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, la brecha de género en la población ocupada en estos sectores continúa siendo importante, especialmente en el ámbito pesquero, donde la presencia de mujeres se concentra principalmente en la industria frente al subsector extractivo.

Además, las mujeres encuentran aún dificultades para acceder a los puestos de responsabilidad, representación e interlocución. De hecho, aunque este colectivo representa la cuarta parte de los socios de las cooperativas agrarias, su presencia en los consejos rectores es actualmente poco significativa.

Objetivos y líneas de actuación

Por tanto, entre los principios transversales del Estatuto de las mujeres rurales y del mar de Andalucía se encuentran la implementación del enfoque de género en todas las políticas de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y la puesta en marcha de medidas encaminadas a favorecer el empoderamiento y la visibilidad de las mujeres. Asimismo, también persigue contribuir a que las mujeres accedan al mercado de trabajo en las mismas condiciones que los hombres, impulsar el emprendimiento femenino y favorecer su especialización y profesionalización, entre otras líneas de trabajo.

En un ámbito de plena colaboración, las secciones representativas de mujeres de las organizaciones profesionales agrarias y de cooperativas agroalimentarias de Andalucía, así como miembros de la Asociación Andaluza de Mujeres de la Pesca han colaborado en la elaboración del borrador de esta ley pionera en España que consta de un total de 37 artículos estructurados en 8 títulos, una disposición adicional y una disposición final.

En general, las normas, planes, programas, medidas y actuaciones que la Junta de Andalucía desarrollará en el marco de esta normativa estarán orientadas también a incentivar la cotitularidad y la integración de las mujeres en los cuadros técnicos y directivos de las explotaciones agrarias, empresas agroalimentarias y pesqueras, los grupos de desarrollo rural y pesqueros, las organizaciones de productores e interprofesionales, los consejos reguladores y demás órganos de gestión de signos distintivos y marcas de calidad diferenciada.

Implicación del Gobierno andaluz

Esta normativa, cuya elaboración está liderada por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, será transversal e implicará a todo el Gobierno autonómico. Esta cooperación se plasmará, por ejemplo, en la formación de una Comisión de seguimiento y evaluación que estará formada por representantes de los departamentos de la Junta que ostentan las competencias en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, de empleo y trabajo autónomo, de economía, de educación y formación y de familias.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Comienza la tramitación del Estatuto de las mujeres rurales y del mar de Andalucía"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: