Últimas noticias
Lun. Jun 24th, 2024

Liberados dos ejemplares de águila calzada llegados desde Bélgica

DSC_6060El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Cádiz, Ángel Acuña, y el alcalde de Alcalá de los Gazules, Javier Pizarro, han asistido hoy a la suelta de dos ejemplares de águila calzada llegados desde Bélgica, donde fueron decomisados a un particular, y que ahora han sido liberados en el Parque Natural de los Alcornocales tras haber pasado un período de recuperación en el Centro de Recuperación de Especie Amenazadas (CREA) ‘Dunas de San Antón’. Durante la jornada también se ha aprovechado para liberar en la cumbre de El Picacho algunos ejemplares de otras especies como cernícalos, cárabos y un búho real.

Acuña ha explicado hoy que a mediados del pasado año las autoridades belgas contactaron con la Delegación territorial de Medio Ambiente para informar de que tenían en sus instalaciones dos ejemplares de águila calzada y deseaban que fueran liberados en España, concretamente en Cádiz. Los animales había sido decomisados a un particular en Bélgica y trasladados al Natuurhulpcentrum, un centro de rescate y rehabilitación de animales salvajes heridos, donde permanecieron aproximadamente un año hasta que se legalizó su situación.

Los técnicos belgas contactaron con la Delegación territorial debido a que el área de distribución del águila calzada no se extiende a territorios tan al norte de Europa como Bélgica, por lo que optaron por liberarlas al sur de España en una zona clave en su paso migratorio, que fuera lugar de invernada y donde hubiera presencia de esta especie durante todo el año.

El día 6 de abril, tras los preparativos del traslado (documentación de los ejemplares, guías de transporte, etc.), las dos águilas llegaron al aeropuerto de Sevilla y fueron trasladadas al CREA “Dunas de San Antón” en El Puerto. Allí, los técnicos realizaron una exploración en la que descubrieron que el plumaje de vuelo de ambos ejemplares estaba en mal estado debido a su larga estancia en cautividad, por lo que días después procedieron a realizar un injerto de plumas para mejorar su capacidad de vuelo y, tras el período de recuperación, hoy se ha procedido a su liberación.

El delegado territorial de Medio Ambiente, que ha felicitado a los técnicos del CREA por su labor, ha explicado hoy que a ambos animales se les han implantado unos emisores vía satélite para poder seguir sus desplazamientos una vez hayan sido liberadas. Acuña ha recalcado que “la suelta ha tenido lugar en el Parque Natural de los Alcornocales porque se trata de un hábitat excelente para esta especie”.

El muladar de El Picacho

La Consejería de Medio Ambiente creó la Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras (RACAC) con el objetivo de complementar la alimentación natural de las poblaciones de aves necrófagas de Andalucía al tiempo que cumple con las vigentes medidas sanitarias. Entre las especies beneficiadas se encuentran las aves carroñeras estrictas, buitres leonado y negro, alimoche, quebrantahuesos, milanos real y negro, y las facultativas, águila real e imperial, algunas de las cuales están incluidas en distintas categorías de amenaza en los actuales catálogos.

Estos espacios específicos están destinados a favorecer el asentamiento de una población reproductora en una zona que se encuentra libre de venenos y en la que disponen de alimento. Allí, se combinan aportes de carroña de gran tamaño con aportes diarios de pequeños restos procedentes de la matanza y despiece llevado a cabo en las industrias cárnicas.

En la provincia de Cádiz existen tres comederos integrados en la RACAC: El Picacho (Alcalá de los Gazules), Valdeinfierno (Los Barrios) y Juncales (Algodonales). De ellos el más relevante es el de El Picacho, en el cual se realizan aportes específicos para favorecer la presencia del alimoche, especie catalogada en peligro de extinción y actualmente en grave declive en Andalucía y España.

Fruto del trabajo realizado en este muladar se ha conseguido asentar en la zona un dormidero de juveniles de esta especie amenazada y es creciente el número de alimoches que acuden a alimentarse.

Durante el pasado año el número de ejemplares que se alimentaron en este muladar fueron 46.390 y los aportes en el comedero sumaron unos 50.460 kilogramos. Las especies identificadas durante 2015 en el Picacho fueron cinco: alimoche (825 ejemplares), buitre leonado (44.385 ejemplares), milano negro (103), cuervo (971) y buitre negro (106).

Related Post