«Lugosi», un cómic magistral que muestra las luces y sombras de Bela Lugosi

dav

Este cómic es una gozada. ¿Para qué demorar más la valoración de una obra que tan feliz me ha hecho durante el rato en el que la he devorado? Los aficionados al cine de terror, y especialmente los amantes del de la Universal años 30, tenemos en Lugosi. Ascenso y caída del Drácula de Hollywood (Valencia, Desfiladero Ediciones, 2022) una oportunidad extraordinaria para rememorar aquella época dorada. Preciosa en su presentación, maravillosamente ilustrada por Koren Shadmi, esta novela gráfica tiene la virtud de resumir la vida y obra del actor Bela Lugosi, el Drácula seductor de Tod Browning, en unas 150 páginas en las que no se echa en falta nada (¡si hasta sale Carlos Villarías, el Drácula español!). Permítaseme el derroche de entusiasmo, pero me faltaría a mí mismo en este momento si no demostrase lo que siento: ¡es un verdadero disfrute! La manera en cómo Koren Shadmi retrata la amistad / rivalidad de Lugosi y Karloff es un ejemplo de eficacia, sensibilidad y amor por el cine por la que ya de por sí merece la pena leerse / verse su trabajo.

Sorprende, como he dicho, la capacidad de síntesis de su autor, pero además Shadmi acierta al mostrarnos a un Bela Lugosi humano, con una retahíla de defectos (machista, algo envidioso, soberbio…), que, sin embargo, no consigue alejarnos del cariño que le profesamos y del halo de mito con el que le hemos rodeado los espectadores. Esto a pesar de que Shadmi evita, y es otro valor de la obra, la tentación de caer en leyendas absurdas alimentadas en su momento por la prensa y los propios estudios. No, no estamos ante un Bela Lugosi vampiro, que sale de su ataúd una vez muerto, sino ante un hombre que sufrió, y mucho; que conoció el éxito, sí, aunque no en la medida que le hubiera gustado, y sobre todo el fracaso vital y los fracasos profesionales. Uno tras otro. En Lugosi hay momentos sobrecogedores, algunos ya vistos, es cierto, en Ed Wood (Ed Wood, Tim Burton, 1994), pero Koren Shadmi va más allá que Burton, porque si en la película vemos al personaje de Bela Lugosi supeditado a la biografía del inefable director, en Lugosi es Ed Wood un personaje de reparto en la vida del actor. Hacer un recorrido por las viñetas de Lugosi, con la calidad y profundidad del dibujo que se maneja, nos acerca mucho más al actor que la película de Tim Burton, y, desde luego, nos confirma que estamos ante uno de los personajes cinematográficos (no Drácula, sino Bela Lugosi) más fascinantes de la historia del cine.

Sé el primero en comentar en "«Lugosi», un cómic magistral que muestra las luces y sombras de Bela Lugosi"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: