Tres artistas gaditanos participan en la exposición del CAAC “Entre las formas que van hacia la sierpe y las formas que buscan el cristal”

A partir de un verso de “Poeta en Nueva York” el CAAC ha producido doce  proyectos específicos

Tres artistas gaditanos participan en la exposición del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, “Entre las formas que van hacia la sierpe y las formas que buscan el cristal”, con obras realizadas específicamente para esta muestra. La exposición estará abierta al público desde el 4 de diciembre de 2020 al 9 de mayo de 2021.

Se trata de Ana Barriga (Jerez de la Frontera, 1984), Christian Lagata (Jerez de la Frontera, 1986) y José Manuel Martínez Bellido (Cádiz, 1992).  Junto aellos en este proyecto también participan, Álvaro Albaladejo, Pablo Capitán del Río, Álvaro Escalona, Irene Infantes, Valle Galera, Manuel M. Romero, Moreno & Grau, Mercedes Pimiento y Florencia Rojas.

El título se ha extraído de “Vuelta de paseo”, primer poema de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca y adelanta, de alguna forma, la variedad de intereses del trabajo que realizan los artistas que conforman esta exposición.

Siguiendo la senda de la exposición “¿Qué sienten, qué piensan los artistas andaluces de ahora?”  de finales de 2016, este año el CAAC, con el objetivo de potenciar el trabajo de 

creadores del panorama andaluz actual, reúne a doce artistas andaluces o residentes en la comunidad autónoma, nacidos a partir de 1980. Esta exposición ha sido por Joaquín Jesús Sánchez (comisario, escritor y crítico de arte) y Roxana Gazdzinski Gutiérrez (coordinadora de exposiciones en el CAAC).

La exposición

Con esta exposición no se pretende reivindicar una manera andaluza de hacer arte, sino apuntar hacia lo heterogéno, lo formalmente diferente y lo semáticamente complejo a través de las propuestas de los artistas andaluces de hoy. Algunas propuestas, todas producidas específicamente para la exposición, interpelan directamente a referentes cercanos y reconocibles, mientras otras se alejan proponiendo realidades incluso inexistentes. El trabajo de Mercedes Pimiento y Florencia Rojas ahonda en la arquitectura e historia de este edificio, mientras que Álvaro Escalona busca establecer un vínculo entre esa historia y el poemario, por medio de la abstracción sonora. Si bien las propuestas de Valle Galera y Ana Barriga son distintas, ambas se adentran en el universo lorquiano. En sus instalaciones, Irene Infantes y Christian Lagata emplean, respectivamente, elementos textiles e industriales, entablando un diálogo constante entre la naturaleza de los materiales con los que trabajan y el sentido que estos cobran tras su transformación y ubicación en un nuevo contexto. La aparente simplicidad de los cuadros de Manuel M. Romero introduce en la exposición una reflexión sobre las posibilidades internas de la propia pintura, comparable a la de José Manuel Martínez Bellido sobre la fotografía misma como disciplina artística. Moreno & Grau con sus fotografías y esculturas, trasladan al espectador a otra realidad, geográfica y temporalmente lejana, mientras que las obras de Pablo Capitán del Río y Álvaro Albaladejo dialogan directamente con el espacio en el que han sido dispuestas.

Artista y proyecto

ANA BARRIGA (Jerez de la Frontera, 1984)
Junto a ti, 2020

Instalación. Óleo, esmalte, rotulador y spray sobre lienzo (240 x 155 cm) y pintura mural, dimensiones variables.

El poema “Vuelta de paseo”, del cual proviene el verso que da título a esta exposición, se manifiesta en esta sala traducido por la artista en formato de símbolos y colores, una interpretación caleidoscópica y aparentemente inocente y lúdica, donde cada color y cada símbolo representa un verso del poema. Se reduce a los colores que la artista asocia a ciertas palabras clave de cada verso: “asesinado” (rojo) por el “cielo” (azul) equivale a marrón. Ana Barriga nos invita a entender el poema a través de las asociaciones que podamos extraer de las columnas de colores y las cenefas con ilustraciones a modo de viñetas. Adentrándose en el terreno del humor, el juego y la ironía, Barriga rompe patrones comunes al posicionarnos ante la realidad con un enfoque distinto e inesperado.

CHRISTIAN LAGATA (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1986)
Gran serpiente pequeña serpiente, presa, 2020

Instalación. Acero, látex, cáñamo, materiales de derribo recuperados, cristal, mortero y azulejos.

Dimensiones variables

La estética industrial y urbana es habitual en el trabajo de Christian Lagata. Materiales como el cemento, los azulejos, el acero, el látex, esparto, PVC o caucho aparecen en su obra sin artificios ni refinamientos, logrando que estos elementos que normalmente veríamos como despojos o como material de derribo, jueguen un papel protagonista. Aquí

presenta una instalación configurada por varias esculturas de acero, unos vaciados de tubería hechos con cemento, piezas de látex impregnadas con óxidos y residuos, azulejos y una pieza central y elevada que cuenta con su propia iluminación.

En buena medida, el trabajo de Lagata establece un diálogo constante entre la supuesta aspereza de los materiales con los que trabaja y la innegable familiaridad que tenemos con ellos. En este sentido, en su producción encontramos una “escala humana”, unas proporciones y unos rastros del paso de nuestros semejantes y de la ciudad.

La instalación ofrece una lectura puramente formal, en la que verticales y horizontales se intersecan, generando lecturas de arriba abajo y de izquierda a derecha. También, otra que alude a las reflexiones en torno a la construcción de la ciudad moderna y contemporánea y cómo los lugares ya preestablecidos en los que habitamos ahorman nuestras vidas.

JOSÉ MANUEL MARTÍNEZ BELLIDO (Cádiz, 1992)
Flora, 2020
8 fotografías a la gelatina de plata sobre papel baritado
70 x 50 cm, 34,5 x 25 cm y 30 x 20 cm

Históricamente, la fotografía no interesó mucho a los fotógrafos. Surgió y se popularizó como un instrumento para reflejar el mundo, es decir, como un medio orientado a un fin y, por tanto, con un interés subordinado a ese objetivo. Posteriormente, las prácticas artísticas contemporáneas relacionadas con la fotografía han vuelto los ojos sobre sí mismas. En esta fotografía que se ocupa de la propia fotografía puede enmarcarse el trabajo de José Manuel Martínez Bellido. Con el nombre de Flora, presenta tres grupos de trabajos en los que se indaga en esas otras cosas que también suceden en la foto.

Dicho de otro modo, Martínez Bellido propone un juego de relaciones formales y semánticas entre elementos fotografiados y otros que viven de la fotografía. Por ejemplo, los hongos que crecen en las superficies de las placas fotográficas. Observándolos, aumentándolos y retratándolos, se nos ofrecen unas imágenes que recuerdan a vegetación, vegetación que parece un hongo o un muestrario de filamentos que, ordenados apropiadamente, pareciera que crecen y se multiplican.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Tres artistas gaditanos participan en la exposición del CAAC “Entre las formas que van hacia la sierpe y las formas que buscan el cristal”"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: