Una vuelta al mundo al alcance de muchos bolsillos

Foto fam_francesaEn 2012, cuando Karine, Bertrand y sus 4 hijos, originarios de Nantes (Francia), regresan de una vuelta al mundo de ocho meses organizada en su totalidad mediante IntercambioCasas, se les toma por locos. Lo mismo ocurrió con la familia burgalesa de Marisol y Alberto, que han dado la vuelta al mundo con sus dos hijas de esta forma hace unos años.

En 2016, son varios los socios que se han lanzado a esta aventura. A menudo se trata de un proyecto familiar, fruto de una larga reflexión y una minuciosa preparación. Españoles, franceses, americanos, canadienses, australianos, todos tienen en común una sed de descubrimiento, una gran determinación y algo de astucia. Según el estudio “Mi Casa es la Suya”, realizado por la Universidad de Bérgamo, el 18% de aquellos que se inscriben en el portal de intercambio lo hacen motivados por la búsqueda de experiencias culturales auténticas.

“Queríamos que nuestros hijos descubrieran el mundo, no solo enseñarles bonitos países y capitales, sino pasar unas semanas en cada uno de los lugares que nos fascinaban”, explica Audrey, socia francesa. Con su marido Fabien y sus 3 hijos, su periplo de un año les llevará a Tailandia, Bali, Australia, Nueva Zelanda, Argentina, Chile y Canadá; un total de 14 etapas en las que sus partners de intercambio viajarán a Izernay, Francia.

Andrés Melero e Ingrid Sanz recorrerán Sudamérica mediante un viaje colaborativo, familiar y abierto, cuyo hilo conductor es una iniciativa educativa. Desde agosto de 2016 y durante un año, esta familia sevillana de cinco miembros utilizará IntercambioCasas para alojarse en 60 casas diferentes, con el deseo de convivir con las familias. En su recorrido figuran como destinos Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil, y su idea es permanecer en cada país durante un mes o mes y medio.

Carlos López, de Barcelona, recuerda que en su primer intercambio estuvo tres meses seguidos en Nueva York, encadenando tres intercambios. Carlos lo tiene claro: “La primera lección del intercambio la aprendimos rápido: ser flexible y dejarte llevar. Teníamos la idea de intercambiar solo en Manhattan, pero dos de las ofertas que nos llegaron fueron de Brooklyn y así es como descubrimos barrios en constante cambio, donde la vida artística y cultural era efervescente”.

¿Por qué el intercambio de casas forma parte del proyecto? Por supuesto, el aspecto económico es el primer elemento, pero no el único. Andrés señala que no conciben “una manera más auténtica de viajar por el mundo que haciéndolo a través de sus gentes” y añade que podrán enseñar a sus hijas “que el mundo es un lugar lleno de gente amable y hospitalaria”.

¿Qué tienen en común estos aventureros de los 5 continentes? Se desprenden tres tipos de perfiles:

  • Las familias de profesores tienen una alta representación: tienen un proyecto pedagógico que incluye la escuela a distancia y la redacción de un blog. Originarios de Madrid, Pablo, Cristina y sus 2 hijos han encadenado los intercambios de casas durante dos años en Queensland (Australia) escolarizando a sus hijos allí.
  • Freelance y otros “nómadas digitales”, que pueden trabajar a distancia a condición de disponer de conexión a Internet. Es el caso de Anna y Chris, que intercambiaron más de 20 veces su casa de Westbourne, en el sur de Inglaterra, una de ellas para una vuelta al mundo.
  • Los jubilados activos, que representan un 10% de la comunidad de IntercambioCasas: desean viajar, disponen de tiempo libre, pero de recursos limitados. Aprovechan el intercambio de casas para estancias largas en múltiples destinos, fuera de temporada para aprovechar los vuelos más baratos. Es el caso de Brigitte y Alain, que viven cerca del lago Leman y han recorrido Estados Unidos y la zona del Pacífico mediante sucesivos intercambios.

¿Es una tendencia abocada a durar? William Heinzer, Coordinador europeo, señala que han observado “cuatro veces más proyectos de largos viajes entre nuestros miembros que en agosto de 2015. Una proporción creciente de usuarios experimentados ha integrado perfectamente el mecanismo del intercambio de casas y sus ventajas. En ese momento la perspectiva de un viaje atrevido se convierte en realidad”.

Vídeo de la familia Ferrand (en francés)

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Una vuelta al mundo al alcance de muchos bolsillos"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: