El Cádiz necesita un empujón

Lejanos quedan aquellos tiempos en los que Mágico González hacía diabluras con el balón en el estadio Ramón de Carranza. Así como lejanos quedan los tiempos de la última temporada del Cádiz CF en Primera División, cuando la mejor afición de España creaba un escenario único en la grada y sus aficionados invadían pacíficamente y con tanto jolgorio las canchas de otros equipos.

Ahora el equipo gaditano vive en los bajos fondos de la Liga 123, la actual Segunda División, en la que ha cosechado tan solo 6 puntos en 6 partidos hasta el momento. Si bien nunca fue uno de los equipos favoritos para subir a Primera, el conjunto de la Bahía aspira a mejorar las marcas actuales, propias de un equipo que lucha por evitar el descenso a Segunda B.

La derrota en la última jornada frente al Alcorcón, primera en casa, ha supuesto un gran varapalo para los hombres entrenados por Álvaro Cervera, que aún tiene que encontrar la fórmula para que sus jugadores se compenetren correctamente. El técnico cántabro llegó a Cádiz hace dos años y hasta el momento ha sabido llevar bien el equipo gaditano, como atestigua la clasificación a los playoffs para el ascenso en la temporada 2016-17. El comienzo de la temporada actual ha dejado mucho que desear y los gaditanos no parecen haber encontrado todavía la mejor forma de jugar y, sobre todo, de ganar. Con 4 goles a favor y 6 en contra, el Cádiz se halla atascado en la parte baja de la tabla, aunque no está por el momento entre los equipos que bajarían a Segunda B.

Sin enbargo, tras la llegada de un refuerzo de nivel como el defensa Sergio Sánchez, pedido expresamente por Cervera, la mejora potencial que se podría experimentar es enorme. El Cádiz por ahora está viviendo de la gran temporada de un mediocentro como Álex Fernández, que ha metido dos goles y ha demostrado tener la categoría y la mentalidad para ser un referente. En el conjunto gaditano muchos cuentan con él para poder levantar cabeza, aunque otro nombre a tener en cuenta es sin duda el de Manu Vallejo, extremo de 21 años que procede directamente de la cantera del equipo y que hasta el momento ha destacado no solo por un gol sino también por su rendimiento importante y continuo.

Otra baza de Cervera es sin duda Dani Romera, delantero centro que se estrenó marcando el tanto del empate en Albacete. Lo que en realidad necesita el Cádiz es un empujón emotivo y mental, que solamente el técnico y el público pueden dar. La hinchada de Carranza, siempre alegre, deberá despertar del sopor y llegar a ser nuevamente el jugador número 12 del equipo. Con estas condiciones, levantar cabeza será más que posible.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "El Cádiz necesita un empujón"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*