EQUO Andalucía hace balance del año 2016

Opinión


Custom Text

El año 2016 ha estado marcado para EQUO Andalucía por la toma de posesión de la que se ha convertido en la primera diputada andaluza de la formación, Carmen Molina, que accedió a un escaño en el Parlamento tras la renuncia, por motivos de salud, del que fuese número uno por Málaga, Félix Gil.

Molina pasó a formar parte así, en concreto el 9 de febrero, del grupo parlamentario de Podemos Andalucía, formación con la que EQUO concurrió en confluencia en las últimas elecciones autonómicas. Desde entonces, y compaginando hasta hace poco este cargo con la coportavocía de la formación en Andalucía, Carmen Molina ha formado parte de un Parlamento que en este 2016 ha sufrido, según el partido verde, “las nefastas consecuencias del ‘rodillo’ aplicado por el PSOE y Ciudadanos, que se han dedicado a tumbar una a una las propuestas presentadas desde la tribuna por la oposición al objeto de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía”.

De este modo, mientras multitud de iniciativas para impulsar la justicia social o la mejora de la calidad de vida de los andaluces y andaluzas eran rechazadas o ‘descafeinadas’ por sistema, Ciudadanos y PSOE han dado luz verde, por ejemplo, a la rebaja del impuesto de sucesiones, lo que “escenifica el giro a la derecha del PSOE en Andalucía”. Un PSOE andaluz que ha vuelto a ver a sus altos cargos señalados por la justicia en nuevos escándalos de corrupción, y cuya secretaria general “ha estado más pendiente de su ascenso a Madrid que de los verdaderos problemas de los andaluces, tal y como hemos denunciado en varias ocasiones”.

“Mientras la presidenta de la Junta de Andalucía se ha dedicado a dinamitar a su partido y cualquier posibilidad de gobierno de cambio a nivel nacional, en EQUO Andalucía hemos seguido trabajando tanto de forma autónoma como en el marco de confluencias y plataformas, impulsando acciones y políticas con las que mejorar la vida de las personas y del planeta”, ha destacado la coportavoz del partido verde, Isabel Brito.

En este sentido, durante este año que concluye ha tenido un especial protagonismo la situación de Doñana, en cuyo entorno Gas Natural ha iniciado los trabajos para convertir su subsuelo en un almacén de gas, poniendo en peligro, más allá de la propia conservación del emblemático Parque, el futuro de todas las comarcas que viven de él e incluso la seguridad de las personas, ante el riesgo sísmico que supone el proyecto planteado por la compañía. Fue EQUO Andalucía quien dio la voz de alarma acerca del inicio de los trabajos a principios de septiembre, y “desde entonces no hemos dejado de trabajar para paralizar el proyecto, recogiendo firmas, presentando una estrategia en el Ministerio de Medio Ambiente, impulsando junto a otras organizaciones la Plataforma Salvemos Doñana y manifestándonos exigiendo que se ponga freno al proyecto”.

También junto a otros colectivos “hemos estado luchando por acabar con la pobreza energética, pidiendo una Europa para las personas que no cierre sus puertas ante el drama de los refugiados, o reclamando una educación y una sanidad públicas, universales y de calidad”.

La retirada del amianto en primer lugar de los colegios –por ser la población infantil la más vulnerable a los efectos negativos de las partículas de fibrocemento- y posteriormente del resto de edificios públicos; la inversión en la red de ferrocarril convencional que vertebre Andalucía y sirva para el transporte de personas y mercancías; o la apuesta clara por la producción ecológica que convierta nuestra comunidad en avanzadilla respecto al necesario cambio de modelo productivo son otras de las ‘luchas’ que EQUO Andalucía ha librado durante este 2016, y que “pretendemos prolongar durante el próximo año, con la determinación de conseguir que lo que hoy son objetivos, mañana sean realidades”.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "EQUO Andalucía hace balance del año 2016"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*