La Bahía de Cádiz se postula como sede de una Red Intercontinental de salinas artesanales

Las jornadas ‘Saltpan Recovery Proyect’ ponen de manifiesto la firme apuesta de la administración, ONG’s y empresarios por la marisma salinera

Tras haber realizado numerosas acciones de mejora directa en la Salina La Esperanza en Puerto Real, las ONGs Salarte, SEO/BirdLife y la Universidad de Cádiz a través del Grupo de Conservación de Humedales Costeros, han organizado este fin de semana unas jornadas de divulgación y sensibilización en el marco del proyecto internacional ‘Saltpan Recovery Project’ para recuperar las salinas como hábitats de interés para las aves y la sociedad.

Entre otros aspectos clave, se ha abordado la necesidad de que las salinas tradicionales sean recuperadas a nivel productivo para evitar su desaparición; se ha concluido que su gestión ha de ser viable económicamente para recuperar su función ecológica, social y medioambiental; que son espacios multidimensionales en los que tienen cabida diferentes actividades vinculadas a la economía verde; y que es fundamental abrir su funcionamiento, gestión y conocimiento a la sociedad.

Las jornadas han resultado inspiradoras y muy ilusionantes; se respira un nuevo aire para las salinas y esteros gaditanos”, declaraba agradecido Juan Martín, presidente de Salarte, en base a las conclusiones y los compromisos puestos encima de la mesa por la Administración y las entidades participantes en el encuentro, que tenía como sede la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz.

Ya en la inauguración de las jornadas, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible a través de su delegado territorial Daniel Sánchez, felicitaba a Salarte por la iniciativa y ponía de manifiesto su apuesta por la recuperación y puesta en valor de las salinas artesanales y la marisma salinera de la bahía de Cádiz, destacando las inversiones que la Junta de Andalucía tiene comprometidas a través de la Inversión Territorial Integrada (ITI) en diferentes proyectos que está redactando para la restauración de la Salina de Dolores, la Salina Sagrado Corazón, el desarrollo de senderos peatonales y rutas cicloturistas en la Red Natura 2000 o las actuaciones de puesta en valor del turismo ornitológico en los espacios naturales, entre los que se encuentra la Bahía de Cádiz.

Por su parte, la Universidad de Cádiz, a través de su Vicerrectora María Jesús Mosquera, anunció que la Salina La Esperanza va a tener un papel muy relevante como equipamiento científico, docente y universitario, para lo cual han decidido encomendar esta importante tarea al profesor Doctor Alejandro Pérez Hurtado, director del Grupo de Conservación de Humedales Costeros y artífice de la puesta en marcha de proyectos de restauración e investigación en La Esperanza desde hace décadas.

Pérez Hurtado era uno de los intervinientes de las jornadas que abrían Mosquera y Sánchez junto a Ana Carricondo, coordinadora de proyectos de conservación de SEO BirdLife, y Juan Martín, en las que también participaban otros expertos como el director de BirdLife Holanda, Jaime García Moreno; el nuevo director del Parque Natural Bahía de Cádiz, Rafael Martín; José Luis Oviedo, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); María del Mar Agraso, del Centro Tecnológico de Acuicultura (CTAQUA); Miquel Camps, director de política territorial del Grupo Ornitológico de Menorca (GOB-Menorca); la investigadora de la UCA Macarena Castro, o el jefe de I+D del grupo Aponiente, David Chamorro.

El encuentro se ha aprovechado asimismo para avanzar en la propuesta de creación de la Red de Salinas Artesanales en la vía de vuelo Atlántico Este, para la que se postula la Bahía de Cádiz como posible sede de esta iniciativa intercontinental que pretende cohesionar salinas y humedales europeos y africanos.

Las jornadas finalizaban tras un segundo día que se dedicó a visitar el Molino de Mareas El Caño y el restaurante tres estrellas Michelín Aponiente y la Salina San José en El Puerto de Santa María, finalizando en la Salina La Esperanza en Puerto Real, donde Salarte, SEO y la UCA han desarrollado trabajos para la mejora del hábitat de nidificación de estas aves. Este año han criado 179 parejas de chorlitejo patinegro, 97 parejas de avoceta y 114 parejas de charrancito, acogiendo un total de 390 nidos de estas tres especies de aves en tan solo 35 hectáreas, lo que supone que La Esperanza ha acogido este año más del 30% de las parejas reproductoras de estas tres especies en la Bahía de Cádiz.

El ‘Saltpan Recovery Project’ es una iniciativa internacional de la fundación MAVA y BirdLife International para la conservación y mejora de las salinas costeras en la región mediterránea, en la que se logró incluir a la bahía de Cádiz a instancias de la ONG Fondo para la Custodia y Recuperación de la Marisma Salinera (Salarte) y el socio de BirdLife en España, SEO/BirdLife.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Bahía de Cádiz se postula como sede de una Red Intercontinental de salinas artesanales"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*