La Consejería de Medio Ambiente inicia tratamientos aéreos contra procesionaria del pino

Las actuaciones de control biológico se llevarán a cabo en pinares de las provincias de Almería, Cádiz, Huelva, Málaga y Sevilla

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul inicia tratamientos aéreos para el control de la procesionaria del pino en las provincias de Almería, Cádiz, Huelva, Málaga y Sevilla en el marco de sus competencias en conservación y gestión de los recursos naturales que albergan las formaciones forestales.

El Plan de Lucha Integrada contra la procesionaria del pino contempla actuaciones de tratamiento con medios aéreos en aquellas zonas extensas donde la infestación es elevada y no existe otro método de tratamiento alternativo. Esta situación se da en casi 55.000 hectáreas del total de 770.000 de pinar y de estas 55.000, algo menos de la mitad (25.690 hectáreas) corresponden a pinares con uso social y recreativo que, tal y como apunta el departamento de Equilibrios Biológicos de la Consejería, es el principal afectado por el carácter urticante de las orugas de procesionaria.

El departamento prioriza la actuación de tratamiento en aquellos pinares donde la plaga produciría un mayor perjuicio en su aprovechamiento para dar protección a la salud de las personas y favorecer el uso recreativo de los pinares. Así, la superficie que se va a tratar con medios aéreos comprende 9.620 hectáreas, localizadas en su mayoría en el Espacio Natural de Doñana (con 3.940 hectáreas susceptibles de este proceso) y en la provincia de Sevilla (donde se van a tratar un total de 3.380 hectáreas). El resto de hectáreas están repartidas entre Almería, Cádiz y Málaga.

Los técnicos especialistas de la Dirección General de Política Forestal y Biodiversidad son los encargados de coordinar estos trabajos atendiendo a los protocolos recogidos en el Plan de Lucha Integrada. Para desarrollar esta labor, el equipo cuenta con una aplicación informática desarrollada por la propia Consejería denominada ‘Coplas’, que permite realizar el seguimiento de los tratamientos fitosanitarios aéreos a través de unos dispositivos electrónicos ubicados en los aviones. Las ‘cajas Copla’ registran el trayecto de las aeronaves durante los vuelos de tratamiento y el caudal de producto vertido en la fase de descarga para que, una vez concluida la aplicación, el personal de la Consejería pueda procesar toda esa información mediante un sistema de información geográfica que permite conocer en detalle el área tratada y el porcentaje de cobertura logrado frente a lo planificado.

El insecticida biológico empleado en estas actuaciones supone un reducido impacto sobre la fauna auxiliar por su especificidad y reducida persistencia en el medio

ambiente y, en cuanto al resultado del tratamiento, los técnicos insisten en que su éxito está condicionado por el desarrollo del insecto, ya que la efectividad es máxima cuando coincide su aplicación con las etapas larvales iniciales.

Efectos de la procesionaria

La procesionaria del pino es una plaga defoliadora endémica presente en todos los pinares andaluces y produce una pérdida de hoja que debilita al pino. Este insecto, apuntan desde el departamento de Equilibrios Biológicos, es incapaz de acabar con el ejemplar por sí solo aún con repetidas infestaciones, pero reduce el vigor del pino haciéndolo más susceptible a otros agentes.

Por otra parte y al margen de este impacto en los árboles, el efecto más nacido de la procesionaria es el del carácter urticante de sus orugas sobre animales y personas, lo que viene a condicionar el aprovechamiento silvícola del pinar y su uso social al provocar reacciones alérgicas importantes sobre trabajadores, usuarios y mascotas.

Sé el primero en comentar en "La Consejería de Medio Ambiente inicia tratamientos aéreos contra procesionaria del pino"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: