La Junta celebra un informe de Bruselas que indica que el etiquetado del pescado crea confusión en cuanto a su origen

Flota pesquera ConilLa Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural celebra un estudio presentado por la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo que confirma las dificultades que atraviesa el sector por el actual sistema de etiquetado del pescado de la normativa europea, que genera confusión al consumidor al aportar información errónea sobre dónde se ha capturado el producto.

La normativa de la Comisión Europea sobre la Organización Común del Mercado de la Pesca obliga a identificar los productos pesqueros siguiendo la división sectorial marítima establecida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Así, las producciones capturadas en el Golfo de Cádiz aparecen etiquetadas bajo la denominación de ‘Aguas de Portugal’; mientras que las del Mediterráneo lo hacen como ‘Aguas de Baleares’.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural viene reclamando a la Comisión Europea una gestión diferenciada para la pesca de los caladeros andaluces, con el fin de que el consumidor disponga a través de ese etiquetado de una información correcta, fiable y comprensible. Así se lo trasladó precisamente la propia consejera Carmen Ortiz al director general de Asuntos Marítimos y Pesqueros de la Comisión Europea, Joao Aguiar Machado, durante una reunión que mantuvieron en Bruselas en el mes de septiembre. En este sentido, la Consejería considera positivo que en el apartado referente al etiquetado del estudio presentado por la Comisión de Pesca de la Eurocámara se incluya una referencia a que «la mención obligatoria en el etiquetado del pescado de las áreas y subáreas de pesca se hace con fines científicos y no para informar al consumidor».

Para la Consejería, «se trata de un paso más» en la defensa de actualizar la aplicación de una zonificación obsoleta, que daña a una flota comprometida con la sostenibilidad de los caladeros, reconocida por la calidad de sus producciones y merecedora de una diferenciación específica.

Por ello, se une a la petición de la eurodiputada Clara Aguilera que pide a la Comisión que modifique el artículo que establece la obligatoriedad de mencionar las zonas FAO en los productos pesqueros, se simplifique la información y se incremente la transparencia para que el ciudadano sepa en todo momento que tipo de producto va adquirir en función de su procedencia y forma de captura.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Junta celebra un informe de Bruselas que indica que el etiquetado del pescado crea confusión en cuanto a su origen"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: