La Junta declara de interés estratégico un proyecto de energía fotovoltaica en Cádiz y un centro de protonterapia en Córdoba

Ambas iniciativas implican una inversión superior a 162 millones y la generación de 1.030 empleos en la construcción de las infraestructuras y desarrollo de las actividades

El Ejecutivo autonómico ha declarado de interés estratégico para Andalucía dos proyectos relacionados con las energías renovables y la innovación e investigación oncológica en las provincias de Cádiz y Córdoba, que representan una inversión superior a los 162 millones de euros y la generación de 1.030 empleos durante las fases de construcción de las infraestructuras y desarrollo de las actividades. La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades ha informado al Consejo de Gobierno de la autorización otorgada a ambas iniciativas por la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

La declaración de interés estratégico implica el impulso preferente en la tramitación administrativa de los permisos y autorización necesarios para desarrollar estos proyectos empresariales relevantes. El objetivo que se persigue es que la inversión no pierda su oportunidad de implantarse en Andalucía y no se deslocalice a otros entornos.

La actuación en materia de renovables hace referencia al proyecto de energía solar fotovoltaica ‘Arcos’, que implica una inversión inicial de 120,17 millones de euros y está promovido por las empresas Prisca Solar, Celso Solar, Hermod Solar, Loki Solar y Odin Solar.

Esta inversión contempla la implantación, sobre un área de 466,78 hectáreas ubicada entre los municipios gaditanos de Jerez de la Frontera y San José del Valle, de cinco plantas con una potencia total instalada de 209 MW. Además de estas instalaciones, la inversión empresarial prevé la construcción de las infraestructuras eléctricas necesarias para evacuar la energía producida hasta el punto de conexión con la red de transporte.

La puesta en marcha de esta iniciativa conllevará la creación de 897 puestos de trabajo durante la construcción de las plantas (12 meses) y de otros 81 en la fase de operación (35 años), sumando un total de 978.

En el respaldo dado a esta inversión, el Gobierno andaluz ha considerado relevante su contribución futura a la cohesión territorial y al desarrollo socioeconómico de los municipios en los que se ubica, mejorando así sus tasas de desempleo y el nivel de empleabilidad de su población. También se ha tenido en cuenta el carácter sostenible e innovador de la propuesta, que se encuadra en los objetivos de desarrollo sostenible marcados por las directrices europeas, estatales y de la comunidad.

Además, permite reducir la dependencia de Andalucía del exterior y de los combustibles fósiles, favoreciendo la diversificación y eficiencia energéticas, así como la transición hacia una economía verde, en la que adquieren un mayor peso las fuentes renovables. De igual modo, se ha puesto el acento en la oportunidad que supone este segmento de las energías renovables, constituyendo un motor de crecimiento económico para la región. 

Una tecnología en auge

La energía solar fotovoltaica es una fuente renovable y limpia que utiliza la radiación solar para producir electricidad. En la actualidad, esta tecnología de generación es ya la más eficiente por MW instalado y es una de las que más ha evolucionado en los últimos años desde el punto de vista tecnológico y de costes, con una bajada importante de precios de las placas. Igualmente, su implantación demanda grandes superficies de suelo, entre 1,6 y 2,3 hectáreas por MW instalado, por lo que ofrece vías alternativas de financiación a los propietarios de esos terrenos.

La energía fotovoltaica concita un fuerte interés inversor en el conjunto nacional, convirtiéndose así en la fuente más competitiva de las renovables. Andalucía es uno de los principales destinos de este tipo de proyectos empresariales, ya que cuenta con un elevado número de horas de sol, más de 3.000 al año en algunas zonas, por lo que cuenta con un destacado potencial para su aprovechamiento.

Centro Andaluz de Protonterapia en Córdoba

Por su parte el Gobierno andaluz también ha dado luz verde a la construcción y desarrollo del Centro Andaluz de Protonterapia, una iniciativa pionera en materia de investigación y tratamiento contra el cáncer. Proyectado en el Parque Científico Tecnológico de Córdoba Rabanales 21 con una inversión inicial superior a los 42 millones, el centro está promovido por Ceanprotep, una UTE (Unión Temporal de Empresas) compuesta por Ceanprotep Investigación, Dulas Servicios Sanitarios y Mevión Medial Systems.

Esta inversión permitirá, además, la constitución de un clúster de desarrollo tecnológico pionero en España con las universidades públicas andaluzas, especialmente con la Universidad de Córdoba (UCO), lo que ayudará a la captación de proyectos europeos de ámbito tecno-sanitario. Gracias a esa transferencia de conocimiento entre la iniciativa público-privada, Andalucía puede situarse a la cabeza de la innovación tecno-sanitaria en esta área.

En las fases previas, el complejo generará al menos 24 puestos de trabajo, a los que habrá que sumar la contratación de otros 20, entre técnicos y operarios, para la construcción del edificio y la instalación de la unidad de protones que, por su especial complejidad necesita de la coordinación con el proyecto arquitectónico. A eso habrá que añadir los que se generen, de forma indirecta, asociados a las acciones impulsadas por la UCO y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica, también ubicado en la capital cordobesa, que se estiman en unos ocho. En total, la actuación tiene asociados 52 empleos.

Esta instalación se edificará sobre una parcela de 1.749 metros cuadrados con una edificabilidad de 2.448 metros cuadrados.

La protonterapia, o terapia de protones, es un tratamiento radiológico que emplea aceleradores de iones en vez de rayos X para destruir las células tumorales sin dañar tejidos circundantes. Esta técnica supone el mayor avance en el tratamiento contra el cáncer de los últimos años ya que permite una mayor precisión en la administración de la radioterapia y una reducción de la radiación en los órganos sanos.

Este proyecto se enmarca en la Misión Cáncer de la Comisión Europea, una iniciativa que servirá de guía para el abordaje de esta enfermedad durante los próximos años en el Programa Marco Horizonte Europa 2021-2027, que sustituye a Horizonte 2020.

En Andalucía unos 150 pacientes se someten a esta técnica al año. Según fuentes de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, se estima que a corto plazo la protonterapia se emplee en el 2% de los pacientes de cáncer, elevándose ese porcentaje hasta el 11% a medio plazo.

En la aprobación de este centro, la Junta de Andalucía ha valorado que se trata de una inversión que aporta valor añadido, con alto potencial innovador y tecnológico, al sector de servicios de diagnóstico y tratamiento médico. Asimismo, ha considerado que se trata de una instalación de elevado interés para la I+D no solo biomédica sino para la que se lleva a cabo en otros campos como la física aplicada.

Hasta el momento, la Junta ha tramitado desde 2019 la aprobación de siete grandes proyectos estratégicos, que suponen una inversión de 2.641 millones y la creación de 9.378 empleos. Sumando estas dos nuevas iniciativas empresariales, las nueve actuaciones representan una inversión superior a 2.800 millones y más de 10.400 puestos de trabajo.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Junta declara de interés estratégico un proyecto de energía fotovoltaica en Cádiz y un centro de protonterapia en Córdoba"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: