Últimas noticias
Vie. Feb 23rd, 2024

Los salmonetes de la ira

486162_4909385452973_539077306_nDe los guionistas de «Cambio de bandera» y «Este reloj me huele a chamusquina» ahora llega a nuestras pantallas una nueva superproducción que promete ser otro gran éxito en taquilla. Pero como le ocurre a muchos éxitos del cine comercial, la opinión de los críticos no se mide por los mismos parámetros que los del público.

Desde que se produjo el cambio de gobierno hace ahora un año, cualquier anécdota se convierte en noticia. Pero no pretendo con esto banalizar el asunto del dichoso vídeo, aunque algunas actuaciones rocen un surrealismo propio del mismo Berlanga. Curiosamente en este caso cuanto más alta es la responsabilidad del personaje menos a la altura está del cargo que ostenta. Y si no, hagamos un pequeño repaso.

Al vendedor de pescado poco se le puede pedir. Es cierto que pierde los nervios, pero como le hubiera pasado a cualquiera que sabe que en esta sociedad siempre le toca jugar con malas cartas porque el crupier hace trampas. Pero es lo que hay porque hay que seguir jugando. Ese día, como tantos otros, también le tocó perder.

Los policías, por otro lado, supieron estar a la altura de las circunstancias. Los cuatro demostraron una gran profesionalidad. Actuaron con mucha empatía, aguantando los nervios del afectado, los menosprecios de los espectadores y aún así supieron conducir la situación de la mejor manera. Cumplen con su deber y tienen todo el derecho a que se respete su intimidad. No tienen por qué ser señalados por la calle por una actuación a la que no cabe el menor reproche.

Luego tenemos al que difundió las imágenes, multado por ello con 601 por la Ley Mordaza. En mi opinión actuó mal difundiendo las imágenes sin salvaguardar la identidad de los agentes. Pero nada más. La Ley Mordaza es una ley injusta que limita el derecho a la información y que además impone sanciones desorbitadas sin amparo judicial. En este caso la actuación de los policías es correcta pero, ¿y si hubiera habido abuso de autoridad, maltrato o alguna otra irregularidad? ¿Y si hubiera preservado el anonimato de los policías? El resultado hubiera sido el mismo. Multita y si te quedan ganas de pelear te vas al juzgado, después de pagar claro.

Y llegamos al alcalde. A mi parecer en este caso se equivoca. Y recalco en este caso. No pretendo que los detractores del Gobierno Municipal me utilicen para refrendar sus tesis. Es de agradecer tener un regidor que muestre empatía y solidaridad con los que peor lo están pasando, pero para eso no hace falta defender ni justificar actuaciones ilegales que perjudican a muchos otros vendedores legales que están en clara desventaja competitiva y que además están solo uno o dos peldaños por encima de los vendedores ilegales en la escala social. Ni son dueños de multinacionales ni viven rodeados de lujo. No esconda la realidad de lo que pasa en su barrio que también es el mío. Levante las alfombras para mostrar la ciudad que no sonríe pero esté a la altura del cargo que los ciudadanos le han dado. Le aseguro que no perderá ni un ápice de credibilidad.

Y como remate la petición de dimisión por parte de los sindicatos policiales. Se pasan de frenada con el coche patrulla. Sí, el alcalde se equivoca no defendiendo la actuación de sus subordinados. No es propio de un buen jefe no reconocer una buena actuación. Podían haber exigido una disculpa pública. Una bajada de pantalones como se dice coloquialmente. Pero no, piden directamente la dimisión. Game over. Si alguna vez algún miembro del Equipo de Gobierno comete un error más grave qué le pedirán, ¿una pira en el Palillero?, ¿cien latigazos? No parece que la pena exigida sea acorde con la falta cometida. ¿Hubieran exigido lo mismo a Teófila Martínez ante una equivocación del mismo nivel? Permítanme que lo dude.

Related Post