Raúl Rodríguez conecta el flamenco con la música africana en Noches de Bohemia

El músico lidera un trío al que se suma el senegalés Sirifo Kouyaté

El músico y antropólogo Raúl Rodríguez tiene dentro de sí un alma creativa inquieta. Sus indudables raíces flamencas siempre andan buscando conexiones con otras músicas de carácter popular. El hijo de la cantante Martirio, al frente de un trío de músicos, estará mañana sábado día 30 de julio en los Claustros de Santo Domingo, dentro del ciclo Noches de Bohemia, para demostrar al público cómo es posible conectar el flamenco con una parte de la amplia música africana. Para ello, cuenta con un invitado de excepción: el senegalés Sirifo Kouyaté, que hará sonar la kora, su peculiar instrumento de cuerda.

Se trata de un paso más de su propuesta “Antropomúsica creativa de los cantes de ida y vuelta” que Raúl Rodríguez puso en marcha en 2014. Un proyecto en el que ha establecido lazos artísticos entre la música flamenca y los sones del Caribe afro-andaluz, fundiendo las tradiciones más antiguas del flamenco, la música andalusí, los ritmos de la costa occidental africana, el son jarocho o el son cubano, con sonidos contemporáneos como el afro-beat, la psicodelia o el rock andaluz.

Siguiendo esta línea de trabajo, ha realizado en los últimos años distintos encuentros interculturales en México, Mali, Guinea Ecuatorial, Madagascar y Senegal, país de procedencia de Sirifo Kouyaté. De ahí que haya compartido escenario no sólo con este músico africano, sino con otros artistas de este continente como Toumani Diabate o Habid Koité.

Uno de los logros de Raúl Rodríguez -que se formó como guitarrista flamenco estudiando el toque de Morón de la Frontera- ha sido la incorporación del instrumento del tres cubano al flamenco hasta el punto de diseñar y desarrollar lo que se denomina como el tres flamenco. Precisamente, será este instrumento de cuerda el que toque en el concierto de los Claustros de Santo Domingo junto a Sirifo Kouyaté (kora), Junafe Pérez (bajo) y Jimmy González (batería).

La trayectoria artística de Raúl Rodríguez comienza en los años 80 como batería y guitarrista eléctrico de blues y rock. En la década de los 90 fue músico de acompañamiento de Kiko Veneno, Martirio (su madre), Javier Ruibal y Juan Perro, entre otros. Su primer proyecto propio se denominó Caraoscura y, ya entre 2003 y 2008, se convirtió en pieza fundamental del grupo Son de la Frontera, que formó parte de la programación de una de las ediciones del Festival de Jerez.

En la actualidad, además de sus conciertos, prepara su próximo trabajo de estudio, que verá la luz en otoño y con el que cerrará la trilogía de “Antropomúsica creativa de los cantes de ida y vuelta”, tras haber publicado “Razón de Son” (2014) y “La Raíz Eléctrica” (2017).

De otro calado bien distinto será la propuesta que presentarán el 6 de agosto el jerezano Diego Pozo ‘Ratón’ -cofundador de Los Delinquëntes- y el sevillano Alejandro Astola, cofundador de Fondo Flamenco. Ambos son abanderados de dos bandas fundamentales en el rock andaluz más reciente y, en la clausura del ciclo Noches de Bohemia, ofrecerán un concierto “libre y aflamencado, siempre inquieto y callejero”.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Raúl Rodríguez conecta el flamenco con la música africana en Noches de Bohemia"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: