CCOO denuncia la “alarmante relajación” de las normas de protección en el comercio de Cádiz

Esta circunstancia afecta muy negativamente en la seguridad y salud de la plantilla, hasta hace bien poco uno de los colectivos más reconocidos por la ciudadanía

Foto: Eulogio García

El que hayamos cambiado de fase, no significa que las normas hayan cambiado, es más, se han endurecido en lo que respecta a la distancia social, que ha pasado de ser de un metro a dos. Sin embargo, se observa un peligroso relajamiento de la normas. Así la clientela ha empezado a acudir a los comercios como un divertimento más, siendo habitual ver por los pasillos a familias completas o grupos de amigos comprando sin respetar las medidas de seguridad, sin ser conscientes del peligro al que se exponen y al que exponen  a los trabajadores y trabajadoras que los atienden.

Y por si esto no fuera suficiente, las empresas, haciendo una interpretación muy personal, y no carente de riesgo, de la desescalada, vuelven a estar en modo ‘campaña comercial’ como si hubieran pasado a una inexistente Fase 4 en la que todo vale con tal de vender.

El sentimiento de olvido y desprotección por parte de los organismos públicos encargados de velar por la seguridad de las personas trabajadoras es manifiesto, como se ha demostrado por inacción de algunos a la hora de resolver las denuncias de algunos comités de empresa y en la propia aprobación, en pleno estado de alarma, del Decreto-ley 2/2020 de mejora y simplificación de la regulación para el fomento de la  actividad productiva de Andalucía, en el que se ha desregulado los horarios comerciales de nuestra comunidad, ampliando la apertura de un mayor número de festivos durante este año, además de los 10 ya previstos, exponiendo así durante más tiempo al contagio del COVID19 a las plantillas.

Las personas trabajadoras del comercio se enfrentan a una situación de desprotección muy importante, e innecesaria, que está generándoles un sufrimiento y agotamiento físico y emocional que podría evitarse si las empresas priorizaran la obligación de velar por su salud, que también afecta a la de sus familias, hijos pequeños y mayores a su cargo.

Por todo ello, CCOO exige a las empresas que cumplan con los protocolos de seguridad necesarios para proteger a la plantilla y a la propia clientela, obligando a respetar los aforos máximos, las distancias de seguridad y proporcionando equipos de protección adecuados.

CCOO hace también un encarecido llamamiento a la clientela para que cuide y vele por la salud de este colectivo, ESENCIAL para nuestro normal abastecimiento de productos, respetando escrupulosamente TODAS las normas sanitarias establecidas en cada una de las fases, por la seguridad de todos y todas.

Porque las personas que trabajan en los comercios merecen algo más que aplausos: merecen respeto y que se tomen todas las medidas necesarias para protegerlos ante un virus que, de momento y mientras no haya vacuna, ha llegado para quedarse y que debería cambiarnos las prioridades: las personas primero, las ventas después.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "CCOO denuncia la “alarmante relajación” de las normas de protección en el comercio de Cádiz"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: