Un cuarteto con mucho rollo

El museo de ‘Un cuarteto con mucho rollo‘ vuelve a traer a las dos monias, el vigilante y la limpiadora para desarrollar una parodia un tanto surrealista. Sin una línea argumental encadenan un chiste tras otros, a veces con más y otras con menos acierto. La momia un poco ‘sarasa’, como ellos mismos dicen es el que lleva el peso de esta parte del repertorio. La otra momia, minusválido capilar, recibe las puyas del resto de componentes.

En el primer cuplé recuerdan que los echaron de su local de ensayo dos semanas antes de actuar en el concurso. El segundo al amontonamiento de fiestas.

En el tema libre realizan un curso de inglés e intentan emparejar a las dos momias, algo que no resulta fácil. Una rumbita y un atraco protagonizan la última parte de su actuación. Finalizan su actuación la luz roja encendida por lo que serán penalizados por exceso de tiempo en su interpretación.

Sé el primero en comentar en "Un cuarteto con mucho rollo"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: