Dimisión gaditana en diferido

José Luis Ben

En Cádiz  nos apuntamos a todas las modas, tarde y chapuceramente pero nos apuntamos. Aquí existe la dimisión en diferido, ni de facto y en el acto que es como suele suceder en las sociedades democráticas. Así de memoria me vienen algunas importantes y sonadas. Por ejemplo hace muy poco Cameron dimitió al perder el referéndum del Brexit, vale que él se lo buscó metiéndose en camisas de once varas, pero tuvo la decencia de irse cuando su opción salió derrotada. Antes tuvimos el ejemplo del líder laborista Ed Miliband que dimitió tras los desastrosos resultados de las elecciones de 2015 en el Reino Unido. Hay muchos ejemplos en todo el mundo y España también ofrece los suyos, Rubalcaba y Almunia serían dos nombres de líderes que dimiten tras un fracaso en las urnas. Esto sucede en muchos sitios, menos en Cádiz y en el Partido Socialista local, aquí parece que nos están vendiendo una dimisión en diferido, tan en diferido que nunca llega. Se pierden cinco elecciones, creo que a estas alturas ya no sé si son cuatro, cinco o seis, y no pasa nada. Nada aparte de la tristeza y desmoralización del militante de a pie. La dimisión, cual pelota, se envía para adelante, para el siguiente proceso electoral y a ver si hay suerte y subimos un puñado de votos que justifique el seguir dirigiendo la organización local.

Recuerdo los tiempos en que el PSOE de Cádiz sólo tenía un hándicap electoral, vencer a Teófila. Sin embargo en esos veinte años seguía siendo un partido electoralmente competitivo en las demás convocatorias, elecciones generales, autonómicas y europeas. Los socialistas gaditanos tenían pulso electoral, atraían a la gente cuando se trataba de decidir sobre Andalucía o España. Hoy es diferente, no somos atractivos en ninguna convocatoria, desde hace cinco elecciones nos hemos diluido, nadie nos percibe como alternativa para nada, menos aun para gobernar en la plaza de San Juan de Dios. Y qué respuesta obtenemos de la persona encarga de dirigir el partido. Ninguna, ni una triste asamblea local para lamernos las heridas o pensar un poco, juntos todos los militantes, qué está pasando. Mi sensación es que estoy ante una dimisión en diferido, al puro estilo Cospedal, que se aplaza hasta las próximas elecciones. Si se vuelven a perder pues nada, otra patada adelante y seguimos difiriendo la creo que ya más que necesaria, profiláctica y democrática dimisión. Antes les hablé de Almunia y les ruego que lean este relato de su dimisión  , todo parecido con la realidad del socialismo gaditano es pura coincidencia.

 

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Dimisión gaditana en diferido"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: