«Educamos a los hijos en Walt Disney y la vida es The Walking Dead»

Entrevista con Francisco Castaño, con motivo de la publcación del libro La mejor versión de tu hijo

Francisco Castaño
Francisco Castaño

¿Cuáles son las preocupaciones más comunes que le exponen los padres en la consulta?

Normalmente a la consulta vienen padres que tienen problemas de conducta con sus hijos. Su mayor preocupación es que cumplan con sus responsabilidades y, las reacciones de sus hijos cuando las intentan hacer cumplir, suelen ser desmesuradas.

¿Qué les preocupa a los adolescentes respecto a sus padres?

Los adolescentes se acostumbran a quejar de incomprensión y de no ser escuchados. Es importante recordarles a los padres cómo actuaban y se comportaban cuando tenían su edad pues, a veces, pierden un poco la memoria.

¿Además de la memoria se ha perdido también el sentido común?

El objetivo de las madres y padres es que sus hijos sean felices. Sin embargo, lo que entienden por felicidad y lo que realmente hace a los adolescentes felices es, muchas veces, muy diferente. Los adultos pueden llegar a actuar con poco sentido común para conseguir una falsa felicidad.

¿Esa falsa felicidad tiene que ver con la sobreprotección?

Educamos a los hijos en Walt Disney y la vida es The Walking Dead. La sobreprotección hace que los niños no maduren como deben, no asuman responsabilidades, no aprendan a resolver sus problemas y tengan la autoestima baja. Cuando llegan la adolescencia se van despegando de sus progenitores, entonces ya no quieren que se les ayude, pero no son capaces de resolver muchas cosas y culpan a los padres, aunque estos no tengan nada que ver.

Educar no es fácil

En la actualidad, educar es mucho más difícil que en la época de nuestros padres. La sociedad ha cambiado, se ha hecho más compleja, todo evoluciona más rápido… Normalmente, para educar intentamos hacer lo que hicieron con nosotros o, a veces, todo lo contrario, porque no nos gustó como se hizo. Pero, ninguno de estos dos comportamientos suele funcionar, porque nada tiene que ver el presente con la sociedad de cuando éramos pequeños. Por ello, es importante tener herramientas y habilidades educativas que nos faciliten esta labor. De hecho, este es el objetivo el libro que he escrito: dar a los padres recursos para la educación.

¿Cómo podemos los padres aprender a educar?

Lo primero es tener claro que hemos de aprender a educar. Nos formamos para temas laborales, hacemos cursos sobre aficiones y, en muchas familias, se olvida invertir tiempo en formarse para la mayor responsabilidad que se tiene en la vida, que es educar a un hijo. Por suerte cada vez hay más madres y padres que se intentan formar: hay libros, cursos, talleres. Todo es cuestión de ponerse manos a la obra.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "«Educamos a los hijos en Walt Disney y la vida es The Walking Dead»"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: