La Autoridad Portuaria descubre un obús de bronce en la dársena de Cádiz durante unas labores de mantenimiento

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz ha descubierto una pieza de artillería de bronce (un obús) en aguas de la dársena de la capital, a unos veinte metros del extremo del Muelle de Levante del Puerto de Cádiz, durante la realización de trabajos rutinarios de limpieza de cantiles.

El hallazgo fue notificado por la APBC a la Delegación Territorial de Cultura y Deporte que, en colaboración con el Centro de Arqueología Subacuática (CAS) del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, determinó proceder a su extracción.

La pieza apareció aislada y sin conexión con otros elementos arqueológicos que indicasen la presencia de un pecio en la zona.

La extracción, realizada por la empresa DIVERSHIP, se produjo el pasado 26 de julio depositándose en el Centro de Arqueología Subacuática con el objetivo de proceder a su estudio y aplicar, en colaboración con los técnicos del Museo de Cádiz, los tratamientos oportunos de cara a su estabilización.

La pieza de artillería presenta un buen estado de conservación, a excepción de la pérdida de una de las asas. Se trata de un obús fundido en bronce, que, por sus dimensiones, se corresponde con los denominados de a 9 pulgadas. Estas piezas, utilizadas por la Marina Española, aparecen como reglamentarias en la Ordenanza de 1783.

Se trata de una pieza lisa, de avancarga, intermedia entre el cañón y el mortero, que dispara granadas explosivas. Es de tiro curvo, con un ángulo de tiro mayor que el cañón pero menor que el mortero. Tiene recámara cilíndrica, de menor tamaño que el ánima.

Según información facilitada por el CAS, presenta diferentes marcas incisas que aportan una información  complementaria importante:

1.- Sobre el cuerpo, descrito de boca a culata, presenta cartela correspondiente al nombre de la pieza: “ARSENICAL”, así como, en la zona más cercana a la faja alta de culata, el escudo correspondiente a Carlos IV (1788-1808).

2.- Sobre la faja alta de la culata, lleva inscrito la fecha de su fundición, el lugar y el año.  Podría intuirse, por algunas letras, que esta pieza se fundió en  la Real Fundición de Cañones de Sevilla, pero hasta tanto no se realice la limpieza completa de la inscripción solo lo planteamos como hipótesis de trabajo. Sí que es posible leer el año de su fundición, que fue 1801.

3.- En los muñones puede leerse el peso de la pieza, en libras españolas, que es de 2725 libras, es decir, algo más de 1.234 kilos, así como los datos correspondientes al material y fundidor: BRONCES VIEJOS DE SOLANO Y BARNOLA.

Bronces viejos

La mezcla de metales con que se cargaban los hornos experimentó variaciones a partir de 1786 por decisión del Conde de Lacy. Dado la escasez de cobre y estaño, necesarios para la obtención del bronce, era preciso utilizar bronces viejos procedentes de restos de fundiciones anteriores.

Parece que el experimento dio buen resultado, consiguiendo el ahorro de metal nuevo sin disminuir la calidad de los cañones.

Solano y Barnola

Juan Solano era maestro fundidor asentista en Sevilla y José Solano, su hijo, pasó a partir de 1766 a ser fundidor a sueldo de la Corona.

En 1774 se ordena a José Barnola, maestro fundidor de Barcelona, su traslado a la fundición de Sevilla, para trabajar bajo las órdenes de Maritz, eminente fundidor suizo, que renovó las técnicas de fundición.

En 1801 Solano y Barnola firman los dos como fundidores de esta pieza.

Esta misma inscripción la presenta un mortero que se localiza en el Museo Histórico Militar del Castillo de San Fernando en Figueras, fundido en Sevilla el 29 de abril de 1802.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Autoridad Portuaria descubre un obús de bronce en la dársena de Cádiz durante unas labores de mantenimiento"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*