La Junta lamenta que el Gobierno no atienda la reducción del IRPF en la Flor Cortada y la producción de viñedo y uva de mesa

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible reprocha la “falta de sensibilidad” del ministro Planas y el presidente Sánchez con estos sectores de la provincia de Cádiz

Flor cortada

La consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, a través de su Delegación Territorial en Cádiz, se ha mostrado decepcionada por la rebaja fiscal del Gobierno central para el sector agrario, que ha dejado fuera de la misma al sector de la Flor Cortada y de la producción de viñedo y uva de mesa, por lo que ha reprochado la “falta de sensibilidad” del ministro del ramo, Luis Planas, con estos sectores de la provincia.
El delegado territorial, Daniel Sánchez ha explicado que las producciones de viñedo de denominación de origen y la uva de mesa, no han sido atendidas por el Gobierno de España, a pesar de que desde Andalucía se había solicitado que se redujera un 50%, mientras que para la Flor Cortada era de un 30%”.

En lo que corresponde al tomate, en los términos municipales de Barbate, Chiclana de la Frontera, Conil de la Frontera, Medina Sidonia y Vejer de la Frontera, con un índice inicial del 0,26 se ha quedado en el 0,18 a pesar de que la Junta de Andalucía había propuesta el 0,10.

Tal y como indicó el pasado jueves la consejera Carmen Crespo, se trata de una reducción del IRPF “claramente insuficiente” y que “recrudece la ya difícil situación que atraviesan miles de nuestros agricultores y ganaderos por la crisis sanitaria del coronavirus”.

“El Gobierno tenía la oportunidad de actuar con justicia y solidaridad con los miles de agricultores y ganaderos que se levantan cada día para garantizarnos alimentos de calidad pese al riesgo que esto supone para sus familias, en cambio ha optado por mantener la presión fiscal”, ha asegurado la consejera, quien también ha recordado cómo el sector está participando “con extraordinaria generosidad” en las tareas de desinfección de sus pueblos. “No se lo merecen”.

En este sentido, la consejera andaluza ha lamentado que, finalmente, haya imperado en el Gobierno “los impuestos y no las personas”, ya que el sector agrario se está enfrentando al impacto del coronavirus “después de todo un año 2019 de pérdidas e incertidumbre por la crisis de los precios, la imposición de aranceles, los daños causados por temporales y la competencia desleal de los productos procedentes de terceros países que llegan a nuestros puertos”.

“Resulta incomprensible -ha añadido- que el Gobierno deje de atender la llamada de auxilio de sectores como el de frutas y hortalizas, afectados gravemente por la DANA del año pasado, o el del olivar, que sufre especialmente el impacto de la sequía”

“No atendida”

La orden de reducción de módulos de IRPF publicada en el BOE viene precedida por una reiterada reclamación de rebaja fiscal por parte de la Consejería de Agricultura y recogida en un exhaustivo informe remitido al Gobierno el pasado mes de febrero. Un documento donde se recoge los daños ocasionados en diferentes producciones agrícolas y ganaderas a lo largo de 2019 por adversidades meteorológicas, la crisis de precios, la imposición de aranceles o la disminución en un 8,6% de la renta agraria.

Así, mientras la Junta de Andalucía justificaba un descenso de los módulos de IRPF para la planta ornamental del 30%, el Ministerio ha decidido no atender la petición de la administración autonómica y mantener el mismo índice. Igual ocurre en el sector de las frutas y hortalizas, donde la Consejería solicitaba una rebaja del 50% y Hacienda ha decidido mantener el índice sin cambios en unos momentos donde necesita liquidez para seguir adelante. Tampoco se han atendido las reducciones planteadas en el algodón y en el almendro.

En otras actividades agrarias, las rebajas decretadas por el Gobierno central han sido mínimas y quedan muy lejos de las señaladas por la consejería. Es el caso del olivar y la aceituna de mesa, donde la Junta pedía una reducción del 100% y tan solo se ha concedido el 50%, pese a la complicada situación que atraviesa el sector oleíocola, que ha tenido que recurrir al almacenamiento privado para frenar la caída de precios. Lo mismo ocurre para la apicultura, del 100% solicitado por la administración andaluza, el Gobierno se ha quedado en el 50%.

También llama la atención que, frente a la rebaja del 40% de los módulos de IRPF para el sector ganadero propuesta por Andalucía, el Ministerio de Hacienda solo ha decretado reducciones mínimas, como sucede en la cabaña de bovino de leche, que pasa de 0,20 a 0,18.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha avanzado ya su intención de reclamar al Gobierno una corrección de esta orden, al objeto de “evitar más perjuicios a un sector estratégico para Andalucía, que lo está pasando mal a causa del coronavirus, y ayudar a miles de agricultores y ganaderos, inyectando liquidez para mantener la actividad y el empleo”.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Junta lamenta que el Gobierno no atienda la reducción del IRPF en la Flor Cortada y la producción de viñedo y uva de mesa"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: