La migración de las orcas ibéricas a aguas del norte de la Península se iniciará en los próximos días

Estudios científicos, desarrollados por CIRCE en base a seguimientos satélite realizados los últimos años, ponen de manifiesto de que durante las próximas semanas las interacciones entre embarcaciones y orcas empezarán a desarrollarse en aguas de Portugal, costa de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, debido a su proceso de migración al norte

Según expertos en del Conservación Información y Estudio sobre Cetáceos (CIRCE) en las semanas venideras se espera que comience la migración anual de la orcaibérica. Este imponente mamífero habita durante los meses de primavera y verano en el estrecho de Gibraltar a donde acuden diferentes manadas o pods para alimentarse de atún rojo. Durante los meses de otoño estas familias se mueven al norte de la península. El traslado de las orcas a lo largo de la costa de Portugal y Galicia hacia aguas del Atlántico norte peninsular y mar Cantábrico ha sido constatado a lo largo de los últimos años gracias no sólo al avistamiento de particulares o embarcaciones pesqueras, sino también por la labor llevada a cabo por grupos investigadores.

CIRCE, tras 25 años de estudio y seguimiento de estos animales en colaboración con la fundación Loro Parque y el Ministerio para la Transición Ecológica, confirman este comportamiento migratorio gracias al uso de marcas satélites en estas familias de orcas. Estos seguimientossatelitales, que permiten obtener posiciones diarias de las orcas a través de comunicación satélite, por medio de transpondedores acoplados a las orcas, permite monitorizarlas con una precisión de algunos kilómetros. El coordinador de estos estudios, el Dr. de Stephanis señala que, “es muy probable que se intensifique el comportamiento lúdico de las orcas hacia las embarcaciones en la costa de Portugal, Galicia y cornisa cantábrica.”

Una segunda parte del estudio de migración viene dado por los resultados de EIBE, a través de un programa de colaboración con pesqueros de Euskadi. Este programa pone de manifiesto la presencia de orcas, y gracias a más de 600 observaciones de diferentes cetáceos y 4 años de seguimiento, se ha podido obtener el primer mapa de distribución de orcas en alimentación en el norte peninsular, con una fuerte presencia de estas en la costa de Cantabria y Euskadi.

Según el Dr. de Stephanis, “es fundamental que se apliquen medidas urgentes para limitar al máximo el proceso de habituación al que se han visto sometidas las orcas, si queremos poder eliminar las interacciones de estos mamíferos”. Para ello recalca que “es crucial que exista una coordinación por parte del Ministerio par la Transición Ecológica con expertos sobre orcas, y que sobre todo ponga en marcha el plan de Conservación de la orca ibérica extendiéndolo al resto de la Península”.

Asimismo, el Dr. Almunia, de la Fundación Loro Parque, comenta que “una posibilidad a estudiar sería marcar alguno de los ejemplares del grupo con una marca satelital que permita advertir a las embarcaciones cercanas para que eviten los encuentros. Eso permitiría reducir las interacciones, lo que favorecería la extinción del comportamiento. Además, al ser un proceso intrusivo podría tener connotaciones de refuerzo negativo hacia ellas.”.

Ante semejante panorama este grupo científico plantea, entre otras medidas que incluyen el mantener el rumbo de la embarcación y velocidad de la embarcación y evitar voces o ruidos que generen un condicionamiento positivo en las orcas, la imperiosa necesidad de poner en marcha plan de Conservación de la orca ibérica publicado en 2017 en el BOE bajo la Orden APM/427/2017, y extender la zona de exclusión al resto de la costa española y portuguesa. Solo de esta forma se minimizarán los desafortunados encuentros entre estos mamíferos y embarcaciones de recreo. De la misma forma el grupo plantea que como segunda fase se incluyan prácticas como refuerzos positivos, y si fuese necesario una tercera fase con aplicación de refuerzos negativos, a través de componentes acústicos. Como dice Salazar Sierra, experto en la utilización y análisis de la interacción de los cetáceos con dispositivos disuasorios de sonido, “es importante destacar que el uso de los estímulos negativos (ruido, molestias, el mismo despliegue de marcas satélite, etc.) puede ser adecuado como una primera aproximación, pero hay que usarlo de forma adecuada o puede resultar totalmente ineficaz. Para modificar la motivación del animal (y extinguir el comportamiento no deseado) se ha de utilizar en el instante adecuado y no de forma indiscriminada, ya que podría tener un efecto contrario al buscado. “

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La migración de las orcas ibéricas a aguas del norte de la Península se iniciará en los próximos días"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: