La tasa de obesidad está en el 30 % en adultos de Cadiz

La importancia de controlar la grasa abdominal radica en que su acumulación incrementa el riesgo de patologías como hipertensión, trastorno del colesterol y triglicéridos y diabetes. 

La obesidad es un problema de salúd pública. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que a nivel mundial hay 2.100 millones de personas adultas que padecen sobrepeso y obesidad.

México, es el segundo país con más alto índice de obesidad en el mundo. El 75.2 % de los mexicanos padece obesidad y el 10.3 % diabetes. En España, su prevalencia se sitúa en torno al 23 % de la población, representado en 8,4 millones de personas.

En Cádiz, la tasa de obesidad es alta y afecta tanto a niños como adultos. Manuel Aguilar, director de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Puerta del Mar, reveló que el 30 % de adultos padece esta enfermedad, mientras que la población infantil se encuentra en el 20 %.

En ese contexto, es importante abordar medidas de sensibilización sobre las consecuencias de esta afección. Y es que no es una cuestión de estética, sino una enfermedad metabólica, crónica y multifactorial que incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias, diabetes tipo 2, hipertensión, entre otros. 

Los planes alimenticios bajos en grasas se han promocionado durante mucho tiempo como la clave para mantener un peso saludable. Sin embargo, no existe evidencia científica sobre su efectividad. Los ensayos clínicos determinan que una dieta baja en grasas no incrementa la posibilidad de perder peso y no parecen ofrecer beneficios especiales respecto a la prevención de enfermedades.

El principal problema de estas dietas es que poseen un alto contenido de carbohidratos, como el arroz blanco y el pan blanco. Debido a que son fuentes de rápida digestión, aumentan el riesgo de sobrepeso, diabetes y enfermedades cardíacas.

Ante ello, María Hernández, especialista en nutrición de Guiadesuplementos, recomienda las dietas ricas en proteínas que tienden a ser bajas en carbohidratos y altas en grasas saludables. “Consumir un mayor porcentaje de calorías provenientes de alimentos proteicos, como nueces, frijoles, pescado o aves de corral, promueve la saciedad, proporciona mayor energía y ayuda a conservar la masa muscular durante la pérdida de peso. Su ingesta también mejora los perfiles de lípidos en sangre y otros marcadores metabólicos, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes”, declara.

¿Cuándo se considera que una persona es obesa?

Manuel Aguilar, define la obesidad como un incremento anómalo de la masa grasa corporal. El “índice de masa corporal (IMC) es igual a los kilos divididos por la altura expresada en metros elevada al cuadrado”. Entonces, hay obesidad cuando el IMC es igual o superior a 30 respecto a la proporción anterior.

El especialista menciona que para determinar esto realizan “una corrección añadida que consiste en medir el perímetro de la cintura de las personas, que permite definir la grasa abdominal o visceral”. Por tanto, la medida de la cintura debe ser inferior a 102 centímetros en varones y 88 cm en mujeres.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La tasa de obesidad está en el 30 % en adultos de Cadiz"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: