Murió el Comandante y la izquierda gaditana a porrazos, para variar

Carlos FabianoComprenderán ustedes que en el día de hoy una persona de izquierdas seria y con fundamentos como servidor comience con la gran noticia de siglo, de éste y gran parte del pasado. La muerte a edad avanzada, y tanto, del Comandante Fidel Castro. Decían las crónicas que con noventa años, sinceramente creí que era algunos más, pero no es el más longevo de la familia, su prima gallega Manuela ha recibido la noticia con serenidad, con la serenidad de los 103 años que lleva en este valle de lágrimas. Concluyo con la única conclusión posible en estos momentos de incertidumbre,  Raulito tiene sólo 85, nos queda  Castro para otro quinquenio al menos.

Y entretanto, nuestra gloriosa izquierda ¿qué? Pues ya se imaginarán que lo de siempre, «te quiero  y te considero compañero», con la boquita chica, «tú siempre haciendo la puñeta y poniendo palitos en la rueda», con la mano oculta, «votando con la derecha como siempre», acusación en los dos sentidos posibles, de Podemos al PSOE y de éste a Podemos. Y entretanto la pérfida derecha ¿qué? pues lo de siempre, alimentando a sus frente de gacetilleros locales, merecen un artículo propio pero eso será otro día. También anda nuestra derecha, tan peculiar y tan clasista ella, en sus cosas que básicamente consisten en planificar su vuelta al poder en San Juan de Dios para las próximas municipales. Y lo van a conseguir, tanto por méritos propios como por los deméritos, inmensos, de nuestra izquierdita local. Y empleo el diminutivo porque no se merecen más. Día sí, día también no pierden la ocasión de meter la pata, incluso hay memorables jornadas en que la meten los tres a la vez. Nuestro alcalde no para de aprovechar la mínima para mostrarnos sus habilidades canoras y sus encantos personales, pero de sus cualidades de gobernante con una idea clara de la ciudad todavía no sabemos nada. Ni se espera saber mucho en algún tiempo. El ínclito líder socialista a lo suyo, los tricentenarios, la compra interna de voluntades, a verlas venir entre Irene y Fernando o Fernando e Irene que son como los reyes católicos, tanto monta o mejor, tanto desmonta el uno como la otra. De los de Ganar Cádiz no hay mucho que comentar, escondidos en la gestión, lo mejor que quizás puedan hacer, y mirando para otro lado a fin de evitar el mamarracheo de los camaradas de gobierno y de los compañeros socialistas.

Los equipos de nuestra izquierda, en San Juan de Dios, Plaza de España también, resultan decepcionantes. O se no se les ve el proyecto de gobierno ni con lupa. Más preocupados en los periódicos, reaccionarios si son en papel, algo menos si son electrónicos o digitales, que por los ciudadanos y el futuro de nuestra ciudad. Lo dicho, la izquierda peleando y la derecha trabajando. Todo una panorama, ¡cómo vamos a echar de menos al comandante! a una versión gaditana del mismo, con liderazgo, pasión y pulso políticos, ideas claras, enemigos bien definidos y localizados en su cabeza, proyecto aunque sea malo pero uno a menos. Todo lo contrario de los que vemos en nuestra izquierda gaditana. Para llorar, aunque si quieren llorar la semana que viene nos toca hablar de Susana. Sí, esa, la reina de Triana, Marquesa de Sevilla, Duquesa de Andalucía y aspirante a Infanta de España. Si las bases socialistas no lo remedian.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Murió el Comandante y la izquierda gaditana a porrazos, para variar"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: