El coro de Julio Pardo y la chirigota del Barrio lo más destacado de una sesión con poco tirón

Una sesión de viernes que con siete agrupaciones y dos platos fuertes abriendo y cerrando la jornada. La primera agrupación en aparecer en escena fue el coro de Julio Pardo y José Antonio Rivas ‘Por Andalucía‘. Con la potencia de voces a la que nos tienen acostumbrados, este año se reivindican como andaluces presentando un batallón militar blanquiverde. Reivindican el orgullo andaluz y la lucha por nuestra tierra.

Siguió la comparsa ‘Los girasoles‘, que el año pasado se quedaron a las puertas de los cuartos de final. Con un buen conjunto y un repertorio muy digno no resultaría extraño que este año consiguieran el objetivo que se les escapó en 2016.

Los cordobeses de ‘Los que vienen como anillo al dedo‘ tuvieron un pase muy meritorio aunque están lejos de poder pelear con el pase a cuartos. Muy simpático el cuplé de los trámites del concurso y un pourrí divertido con una cuarteta en la que mezclan el Carnaval y el Rocío simulando el ensayo de una boda que merece la pena escuchar. Recibieron el cariño del público en su despedida.

La comparsa sevillana ‘La cuenta atrás‘ quisieron representar la involución del ser humano con un tipo simiesco. Un grupo que va mejorando con los años pero que aún siguen lejos de optar a la siguiente fase. El primer cuplé, demasiado explícito incluso en los gestos, se lo podrían haber ahorrado, por lo demás un repertorio muy digno para dejar un buen sabor de boca entre el público asistente.

La chirigota de Los Palacios ‘Mi primera cita‘ se excedieron con un humor zafio cargada de referencias sexuales explícitas. Es cierto que el tipo de un cincuentón que espera la llegada de una cita a la que no conoce da pie a buscar ese tipo de gracias pero para tener opciones en el concurso necesitan un humor más fino.

La comparsa portuense ‘Los fieles‘ se declararon defensores del aficionado que hace cola y paga su entrada para acceder al teatro. El repertorio es francamente mejorable, aún así el público les agradeció el gesto y les despidió cn cariño. Los cuplés sobre el vendedor ambulante negro con muy poca gracia incluso para una comparsa del montón.

Para cerrar la chirigota ‘Los del lado oscuro… Cai!‘ que le sacaron punta a lo que sucede dentro del teatro durante el concurso. Recreando el ecosistema que habita en el teatro durante el COAC han conseguido crear un repertorio muy completo que les puede permitir alcanzar esas semifinales que se les escaparon el año pasado.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "El coro de Julio Pardo y la chirigota del Barrio lo más destacado de una sesión con poco tirón"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: