“Las Normas Subsidiarias califican como uso hotelero la parcela de Costa Sancti Petri, lo cual es un paso atrás ambiental”

Ana González aclara que “la licencia aprobada para 206 viviendas era correcta, según el PGOU anulado, pero ahora se declara nula con la caída del Plan”

Ana González
Ana González

La delegada municipal de Urbanismo, Ana González, ha salido al paso de la noticia que ha aparecido en los medios de comunicación sobre la sentencia Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Cádiz respecto a la licencia urbanística otorgada para la construcción de 206 viviendas en una parcela urbana de Costa Sancti Petri. En este sentido, Ana González ha aclarado que “la licencia urbanística aprobada por el Ayuntamiento de Chiclana estaba bien otorgada, ya que se ciñe al Plan General existente hasta ahora. Sin embargo, la caída del PGOU ha llevado consigo que dejara de tener validez la licencia aprobada en 2019”.

“La licencia estaba bien otorgada por parte de este Ayuntamiento, ya que la promotora cumplía con los requisitos legales para ello. Sin embargo, al interponerse un recurso contra la misma y, por tanto, no poder hacerse firme, una vez ha caído el Plan General, también cae esta licencia”, ha incidido la delegada de Urbanismo, quien ha insistido en que “la nulidad de la licencia se debe solo y exclusivamente a la caída del Plan, no a que estuviera mal otorgada”. “No se condena a costas al Ayuntamiento, ya que no había mala fe ni falsedad documental a la hora de aprobar la licencia urbanística por parte del Ayuntamiento. Además, la sentencia dice claramente que la licencia es conforme a la normativa urbanística”, ha incidido la responsable del área, quien ha añadido que “toda licencia que no era firme, tal y como sucede aquí al presentarse un recurso de reposición y un recurso vía contencioso-administrativo, se caía con la nulidad del PGOU”.

Asimismo, la responsable del área ha manifestado que “no podemos entender la alegría de determinados colectivos respecto que un Plan General haya sido anulado y a esta última sentencia, ya que ambientalmente se trata de un paso atrás”. “Así, con el Plan General se podían hacer 206 viviendas al tratarse de un suelo con uso residencial. Sin embargo, con las Normas Subsidiarias de 1987 lo que se puede hacer es un hotel, al tener uso hotelero”, ha explicado Ana González, quien ha recalcado que “esto supone una actuación más invasiva que las viviendas planteadas, que contaban con un estudio pormenorizado para intentar evitar que se talaran pinos u otras especies arbóreas, además de distintas medidas compensatorias en caso de que haya árboles afectados”.

“No podemos olvidar que el Plan General recientemente anulado por el Tribunal Supremo contaba con una serie de mejoras ambientales, entre ellas, que para poder construir en una parcela hay que conservar el 70 por ciento de la cobertura vegetal, que por cada árbol que se quite hay que plantar cuatro, porque cada 50 metros cuadrados construidos sin quitar nada hay que plantar un árbol y que, si no estando previsto, se daña algún árbol se puede sancionar con hasta 25 árboles”, ha recordado Ana González, quien ha insistido en que “no entendemos por qué se congratulan de la caída del PGOU, cuando ahora volvemos a las Normas Subsidiarias de 1987, que no cuenta con este tipo de protección ambiental”.

Situación en Pinar de Hierro

“Algo similar sucede con el Pinar de Hierro, que en el Plan General que ha caído estaba catalogado como sistema general de espacios libres (zona verde) y ahora, con la vuelta a las Normas Subsidiarias, una buena parte pasa a ser residencial turístico, es decir urbanizable, lo que permite la construcción de 799 viviendas”, ha manifestado González, quien ha insistido en que “irnos a una normativa de 1987, que no cuenta con Evaluación Ambiental Estratégica a diferencia del PGOU que ha sido anulado por el procedimiento marcado por la Junta, lleva consigo a que sea negativo medioambientalmente hablando”.

En este sentido, con el objetivo de proteger el Pinar de Hierro, en los planes generales de 2003 y 2016, se incorporaba un convenio con los propietarios con el objetivo de salvaguardar estos suelos incorporándolos como sistemas generales de espacios libres. Todo ello a cambio de que estos aprovechamientos se repartían en las zonas de Miralrío, Pelagatos y Erial de la Feria. “Sin embargo, al anularse el Plan General, se anula estos sectores donde se les daba esos derechos a los propietarios y, por tanto, vuelven a estar en el Pinar de Hierro”, ha lamentado Ana González, quien ha resaltado que “este equipo de Gobierno, no obstante, va a intentar salvaguardar el Pinar de Hierro sea de la manera que sea, aunque es cierto que está la cosa complicada al no contar con un Plan General en el que llevar esos aprovechamientos a otro sitio”.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "“Las Normas Subsidiarias califican como uso hotelero la parcela de Costa Sancti Petri, lo cual es un paso atrás ambiental”"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: