Pablo Perea, director técnico de F.A.BM: “Mi objetivo es acercarme y tratar a todos del mismo modo”

Pablo Perea (El Padul, Granada, 1979) ha dedicado toda una vida al balonmano pasando por todos los elementos posibles. Su tío le descubrió este deporte que tuvo que abandonar como jugador por una lesión de rodilla. Comenzó a entrenar junto a su padre en su pueblo mientras se formaba y llevó a los equipos de El Padul a los campeonatos de Andalucía hasta que la Federación provincial lo reclutó para sus selecciones. Tuvo claro que su tesis doctoral en Magisterio iría sobre balonmano, bajo el título de ‘La administración de información del entrenador de balonmano base’. Fue el primer andaluz infantil femenino y llegó a ser campeón de España al segundo año, tras tener que conformarse con la plata el curso anterior. También ha trabajado para la Federación Española. Acaba de heredar el puesto de director técnico de la Federación Andaluza de Balonmano tras el adiós de Guillermo Plaza en lo que supone un relevo generacional lógico.

Llevas toda una vida dedicada al balonmano, compaginándolo con tu profesión de maestro. ¿Ha sido este deporte agradecido contigo?

Sí, principalmente por la gente que he conocido y la formación que he podido forjarme, no sólo a nivel académico y técnico sino para la vida. El balonmano como deporte colectivo y en lo agonístico, de lucha y esfuerzo me ha hecho mejorar como persona.

¿Cómo convencerías a unos niños pequeños para que apuesten por el balonmano?

Ahora mismo es muy fácil con el reflejo que tenemos en los Hispanos, que acaban de ser campeones de Europa. España es una potencia a nivel internacional y nosotros somos parte. Los convencería mostrándoles los valores intrínsecos a este deporte colectivo y la suerte que tenemos por el número considerable de tantos que lo hace más espectacular, sus acciones individuales se pueden ver más reforzadas. También tenemos más posibilidades de cambio. Es un deporte fluido y dinámico en el que pueden participar muchos jugadores.

¿Cuáles son los valores principales en nuestro deporte y en qué crees que se diferencia del resto?

Estamos trabajando mucho desde la propia Federación Andaluza de Balonmano con la Comisión de Juego Limpio en reforzar el valor de la deportividad, al que pondría por encima de todos porque desde la Junta Directiva estamos muy concienciados con campañas desde hace años. Evidentemente están también la solidaridad, la tolerancia, el respeto que va ligado y el compañerismo al ser un deporte en el que uno solo no puede ganar.

¿Cómo descubriste tú el balonmano?

Lo descubrí gracias a mi tío Isi, que era también maestro de Educación Física. Lo trajo al colegio y lo empezamos a practicar como actividad extraescolar dos tardes a la semana, compaginado con el fútbol. Al final por suerte creo que decidí bien por él.

Con tu experiencia, ¿cómo te parece que progresa el balonmano andaluz?

Creo que estamos trabajando mucho y bien. Y se está notando. Desde la Junta Directiva se está haciendo una apuesta muy importante por evolucionar y vender nuestro deporte. Sí que a nivel de resultados últimamente no estamos demasiado arriba sobre todo en las categorías femeninas pero el otro día en Antequera sentamos las bases para un proyecto de tecnificación desde clubes y delegaciones territoriales para potenciar el nivel de nuestras selecciones autonómicas. El estado de salud de nuestro balonmano es bueno por el trabajo que se está haciendo.

Ahora asumes la dirección técnica tras haber ocupado otros puestos. ¿Con qué enseñanzas principales te quedas a la hora de afrontar este nuevo reto?

Por suerte he tocado bastantes estamentos y áreas, me quedo con lo positivo de cada una. Me quedo sobre todo con el trabajo de campo, se lo dije el otro día a los seleccionadores y responsables técnicos. Es muy importante saber dónde estamos y que Andalucía es muy distinta a otras comunidades autónomas, también las distintas provincias entre sí. Mi bagaje me hace tener los pies en el suelo. Siempre debemos tener un reto y sólo se consigue con trabajo y más trabajo.

¿Cuáles son tus principales objetivos como director técnico?

El primero, y sin querer ser resultadista, son los resultados. Hemos notado una involución en las categorías femeninas de base. Queremos potenciar el balonmano femenino de nuestra comunidad. Fuensanta Muñoz como responsable supone una apuesta muy firme y válida al respecto. Queremos seguir haciendo las cosas que hemos hecho bien. También tenemos que seguir trabajando en la misma línea en nuestras actividades de promoción como los campus. Debemos mejorar alguna actividad de formación, aunque todo depende del tema económico y para ello debemos encontrar financiación para atraer a gente de fuera para que nos recuerde cómo se trabaja en otros sitios.

Has trabajado en clubes. ¿Qué cambia al entrar a una institución pública?

Evidentemente la esencia que es el balonmano y su entrenamiento es la misma, pero el contexto cambia. En un club te debes a él y la relación puede ser más cercana con sus miembros, mientras que en la Federación hay que mirar hacia más sitios y tener en cuenta más aspectos y más imagen pública. Uno de mis objetivos e intenciones es acercarme a todos y cada uno. Trabajar como un club teniendo en cuenta que hay que abrir el abanico de posibilidades y tratar a todos del mismo modo.

Eres granadino, ¿cómo ves el balonmano de la provincia?

Creo que en los últimos diez años hemos crecido a nivel cuantitativo sobre todo, también ha mejorado la calidad, con Pepe Manrique como delegado y Diego Ruiz como responsable técnico. Nos falta un puntito de calidad que va a venir sola porque cuando se aumenta el número de jugadores y clubes esa competitividad hace que mejores. Sí es cierto que he estado y conozco muchos clubes de otras provincias como Almería y envidio el asunto del patrocinio tanto público como privado, creo que en eso nos llevan mucho camino ganado tanto Almería, Málaga o Córdoba. En Granada no somos capaces de explotar los recursos que tenemos.

Haces hincapié en el progreso del balonmano femenino. ¿Ves una evolución pese a los resultados?

Sí, por supuesto. El balonmano femenino andaluz siempre ha estado rozando los mejores puestos en España. Nuestras Guerreras son otro ejemplo a seguir, también la apuesta de la Federación e Iberdrola por financiar, magnificar y publicitar el deporte femenino. Estoy contento con el alcance que puede tener la mujer en nuestro deporte. Hay mujeres muy, muy válidas. Todavía tenemos poco trasfondo social, ya que hay más entrenadores que entrenadoras, más jugadores que jugadoras o árbitros que árbitras pero a nivel federativo y político se está trabajando mucho por la igualdad. Creo que el valor del balonmano femenino está en alza.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Pablo Perea, director técnico de F.A.BM: “Mi objetivo es acercarme y tratar a todos del mismo modo”"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies