Últimas noticias
Dom. May 26th, 2024

¡Asamblea, asamblea! ¡chin, chin, chin! Nos vamos a divertir

Carlos FabianoLo primero es lo primero, una saludo cortés y respetuoso para todos ustedes lectores, que me cuentan han echado de menos mis humildes crónicas de la infausta izquierda gaditana. No ha sido fácil el regreso, mis editores han estado todo el verano dándome la lata, llamadas de teléfono, mails, mensajitos de esos que te envían por estos teléfonos nuevos y mal llamados inteligentes. Mi costumbre es en los meses de estío abandonar este sur excesivamente caluroso y buscar refugio en el más templado norte. No se imaginan lo fastidioso que resulta que en una suave mañana cántabra, rodeado de bosque verde, leyendo un clásico (ando repasando Tolstoi y su trasfondo anarquista) y saboreando un buen amontillado de repente el cacharro inteligente te interrumpa con uno de los mensajitos lastimeros de estos chicos. No me dilato en explicaciones, la cuestión es que soy un sentimental y acepté. Además, que quieren que les diga, esta izquierda de Cádiz resulta tan atrayente con sus guerras, peleas, disensiones, pequeñeces y miserias varias. Sólo una condición, no iba a enviar mi artículo dominical antes de las doce de la mañana y por dos motivos. Primero que no voy a ser menos que el Papa romano. Si él no abre la boca, misa por medio, antes de las doce yo no voy a ser menos. Cosas de ateo militante y anticlerical convencido es lo que hay. Segundo porque obviamente mis jefes no se han enterado que un medio digital tienen tiempos diferentes de los periódicos de papel. Muy cultos y preparados ellos, eso dicen, y no se dan cuenta de cómo funcionan las cosas hoy en día, y en noche también.

Bien, entrando en materia hoy toca PSOE de Cádiz. me ahorro el previo de la caída de Pedro Sánchez, prometo artículo descriptivo de sus asesinos, y la ya conocida como batalla del Federal. Pues los ecos de estos acontecimientos llegan a Cádiz y se termina de liar. Aun parece que le queda al Partido Socialista cierto nervio democrático y rebelde, algo que aprovechan los de la llamada Izquierda Socialista para convocar un foro de reflexión que termina siendo un foro de indignación. Eso de izquierda socialista siempre me ha sonado a pleonasmo, pero claro en estos tiempos en que hay hasta social-liberales o que Felipe tiene yate, pues como que quizás conviene reforzar los conceptos. La cosa tuvo éxito y hasta se elaboró un manifiesto que sonaba como el Juramento del Juego de Pelota, grandilocuente y serio, salvo que en versión plaza del Mentidero, cosas de Cádiz.

En esto que el Secretario General, al que ya van nombrado como saliente, vista la presión de las bases, ¡qué bonita expresión!, decide convocar una asamblea extraordinaria por aquello de que los robespierres que anidan en su partido les diera por acelerar el montaje de la guillotina. Y hubo asamblea (curioso, lo escribo y lo digo en voz alta y me suena a bíblico en versión Cecil B. DeMille). En la asamblea hubo un cordero, una estatua silente, numerosos cabreados y algunos corazones rotos. El cordero, por aquello de que iba para el sacrificio ritual, fue Paco Menacho, un senador socialista y con una amplia vida política de esas que cabrean a la gente, de mucho cargo y coche oficial. La verdad es que el hombre hizo lo que pudo, que fue poco, ante un centenar largo de socialistas mal encornados que al oír la palabra Susana empezaban a espumar por la boca y a destilar bilis verbal. No lo invento, me lo dijo un asistente, viejo camarada, que no paraba de repetir, «le han perdido el respeto a Susana Díaz». Pues ya era hora, que digo yo. La estatua silente ya imaginaran que se trata del Secretario General y concejal y diputado provincial que llevaba desde el Ferrazazo sin abrir la boca y más quieto que la esposa de Lot. Habló un poquito al principio y otro poquito al final, sin decir nada comprometido, y calló. Los indignados eran el noventa y tantos por ciento de los presentes, de más de veinte intervenciones sólo tres por la abstención, ya saben eso de hay gente pa tó. Palabras gruesas, sentimientos heridos, gestos adustos y serios, enfado en grado sumo o sea cabreo. Y sobre todo hubo corazones rotos, corazones de gentes de izquierda, militancia que ha sufrido mucho, que jamás ha ocupado un cargo, carguito o carguete y que ve como una élite, es un decir, dirigente va a terminar de arrastrar por el suelo las siglas más que centenarias. No veo nada bueno en el horizonte.

Lo seguro es que ésta es la primera de muchas asambleas del PSOE gaditano a raíz de la crisis nacional, que se mezclará con la batallas locales y que presagia un futuro divertido. Ya saben, como cuando dos se enredaban a bofetadas en el patio del colegio y todos los demás los rodeaban con ese grito ritual de ¡Pelea, pelea! ¡Chin,chin,chin!. Pues eso. Hasta el domingo que viene y ya quedan advertidos que no antes que el Papa.

Related Post