Últimas noticias
Lun. Jun 24th, 2024

La opereta

Por Carlos Fabiano Jul3,2016

Carlos FabianoIba a dedicar mi reflexión dominical a esos dos grandes arbitristas y visionarios de la economía que son Cantero y Navarro, o Navarro y Cantero que tanto más da. No me digan que no suena bien eso de Cantero y Navarro Asociados, Asesores Fiscales y de Inversiones ¿ustedes les confiarían sus ahorros? Pero me callo porque cojo carrera y nunca sé donde voy a ir a parar y hoy he prometido dejar el tema para otro día. Porque la realidad manda, que dicen los periodistas serios, y el viernes pasado hubo en Cádiz un pleno sobre los presupuestos en el que las gentes de orden, a izquierda y derecha, nos almorzamos con un espectáculo para el que el adjetivo lamentable se queda corto.

Este periódico ya hizo un editorial al respecto, serio y sesudo como dios manda y perdón a mis lectores agnósticos que son legión, que ponía los puntos sobre la íes. Al menos mis dos editores creen en su inocencia que así ha sido, la realidad es otra cosa pero como son los jefes pues que me contengo. Yo soy más áspero en mi opinión y valoración de lo ocurrido, como mínimo, y es un mínimo muy pequeño, lo que vimos los gaditanos en el pleno municipal fue una opereta y de las malas. Un espectáculo de los de baja estofa, sobreactuado y de argumento previsible. Desconozco si hay alguien al que le guste este tipo de cosas, los chillidos, los aspavientos, los dedos acusadores, las amenazas, los golpes de pecho, los gestos de indignación, en fin todo el repertorio de gesticulaciones que no hacen más que tratar de ocultar la pobreza intelectual y la insolvencia moral de la política gaditana. Y acuso sobre todo a la izquierda, la derecha siempre ha sido de esta manera y en este caso está ocupando el palco principal para disfrutar de la opereta que le han montado para su gozo y engorde.

Hemos tenido de todo en el pleno. La Leandras, esas cómicas reconvertidas en señoritas decentes, Zori y Santos entreteniendo a la gente con sus diálogos de besugos, Codeso animando el cotarro pero a peor y, para rematar la faena y en un salto de espontáneo desde el tendido, hace su aparición estelar Pichi, ya saben ese chulo que castiga. A mi me faltó el Bombero Torero dando su toque de dramática comicidad en el centro del pleno municipal. En mi opinión, que es una más si lugar a dudas, esto es el argumento de una revista musical española cien por cien, un montón de señoritas tratando de parecer decentes cuando en realidad son todas putas, con perdón. Es como si eso de gobernar una ciudad les viniera grande a todos, al equipo de gobierno, a la oposición y al grupo del mártir de la causa. Y en eso que decidieron que quizás el pueblo, o la ciudadanía como prefieran, estaría más a gusto con un buen espectáculo cómico. Mejor las chanzas burdas que el argumento sólido, más entretenido es el griterío, ¡donde irá a parar!, que el discurso bien construido y la gesticulación vacua que el gesto educado. Servidor para seguir los próximos plenos va a hacer un esfuerzo de imaginación y asociar a nuestros líderes, es un decir, locales con personajes de opereta, revista o vodevil, como se desee.

Teófila se me parece cada día más a una viuda alegre, enlutada por fuera para que veamos como sufre por Cádiz pero alegre por dentro viendo el espectáculo que están dando los de las izquierdas, aunque es mejor que no se confíe y acabe como una Madame Butterly local dando un salto inesperado y desagradable para ella de la opereta a la ópera seria. Kichi, ya ven que me he sumado a la irreverencia tan gaditana y castiza de no guardar las formas y el decoro al hablar del alcalde, pues el Kichi sería como ese señor de provincias que llega a la gran ciudad, mitad ingenuidad y mitad ganas de correrse una juerga, y que tan buen juego da en ciertos vodeviles. El de Ciudadanos no sé que papel adjudicarles, es tan soso el hombre y además pinta tan poco en el espectáculo que la verdad es que no sé si merece el esfuerzo imaginativo. Y para el final, música de tensión contenida ante la culminación del show, para el final el gran líder, el timonel que conduce a los suyos con mano firme hacia el hoyo de la Segunda B de la política. Ese chaval, al que un descerebrado inconsciente ha convertido en un mártir de gloria efímera, pues la verdad es que no sé cómo imaginármelo pues su halo de tristeza no encuentra lugar en una opereta cómica. Es que con ese gesto y esa cara de permanente tristeza da mejor tipo como modelo para un Cristo de la Semana Santa que de personaje cómico. Si hay que darle un personaje de opereta quizás encaje en el de joven bohemio, tísico y mal nutrido, rodeado de un halo de tristeza y que se enfrenta a un inexorable destino, en este caso pasar de cinco a dos concejales en las próximas elecciones. No obstante siempre consigue que riamos aunque sea por no llorar, claro. Seguiría con el resto del reparto, que nuestro ayuntamiento da para mucho, pero hay que dejar algo para el domingo próximo. Mientras tanto sigamos a la espera del próximo pleno, ¡Qué siga el espectáculo!.

Related Post