Las dos caras de Jano

Gabriel Urbina

Jano es el dios de las puertas, de los comienzos y los finales. Y por eso su nombre, Ianus en latín, fue la semilla de la que nació nuestro enero y nuestro primer día del año, que le fue consagrado para siempre por simbolizar ese instante en el que el final y el principio se dan la mano. Conocedor de todo lo que ha ocurrido y de aquello que está por llegar, capaz de sellar los destinos y de imponer la guerra o la paz, a Jano se le representa con dos caras que miran hacia lugares opuestos, futuro y pasado, para mantener el equilibrio exacto que necesita el universo.

Sin embargo, Jano no siempre fue un dios. Hijo de una princesa mortal y del dios Apolo, Jano creció superando adversidades, y se convirtió en un formidable guerrero y en un rey poderoso, en cuyo reino llegaron a refugiarse las propias deidades. Así, en agradecimiento por su hospitalidad, fue el viejo Saturno quien le dio a Jano el poder de verlo todo al mismo tiempo, convirtiéndolo en dios. Gracias a ese inmenso regalo, Jano puede ver cómo el día y la noche, la tristeza y la alegría, la esperanza y la desilusión se necesitan para existir y se abrazan bajo el mismo cielo.

Termina un año, comienza otro, y el dios mira con una de sus caras al solsticio de verano, puerta de entrada de los recién nacidos, y da la bienvenida a aquellos que toman un cuerpo para comenzar su aventura temporal en la Tierra; pero, al mismo tiempo, Jano no aparta su otro rostro del solsticio de invierno, y acompaña con su mirada a aquellas almas que, abandonando el cuerpo, siguen su camino hacia una región más pura. Con el tiempo en sus manos, el dios sabe que el reencuentro y la despedida, el nacimiento y la muerte, para unos ojos eternos, forman parte del mismo gesto, aunque a los mortales nos cueste tanto entenderlo.

Y es que este dios de dos caras, a los humanos, nos suele resultar incómodo. No sabemos cómo mantenerle la mirada a un ser que nos parece complejo y contradictorio desde nuestra forma de interpretar la vida. Por eso nos resulta más fácil decantarnos por una de sus caras: si en estas fechas nos invade la alegría, buscamos ese rostro que mira hacia un sol que está naciendo y anuncia un Año Nuevo sobre el que escribir con mayúsculas nuestros deseos, porque de él brotan los días que nos quedan por regar; en cambio, si nos dejamos llevar por la tristeza o la melancolía, vemos desde la otra cara de Jano que la noche oscurece con despedidas, distancias y olvidos la luz de un año que está por terminar, llevándose consigo los meses que se deshojaron para siempre en nuestro calendario 

A veces, sin embargo, es la propia vida la que nos obliga a mirar a ambos lados a la vez, y nos toca saborear, al mismo tiempo, la felicidad y la tristeza, las ganas de eternizar un reencuentro y el dolor inmenso de una despedida. Es entonces cuando me gusta dibujar en mi mente las dos caras de este dios romano y trato de no evitar esa imagen incómoda, aceptándola. Me repito como un mantra que el final es siempre el comienzo de algo y que, cuando alguien se despide de este mundo, está a punto de ver la luz en otro nuevo. Lo dice Jano y a mí me gusta sentirlo así. Sin llevarle ofrendas ni quemar aceites en su nombre, yo le rindo tributo a mi manera, con estas palabras, por recordarme que, para entender la belleza de la vida, hay que aprender a ver, al mismo tiempo, la flor y las espinas, el abismo y las estrellas. Termina un año, comienza otro y, en este tiempo de cambios y deseos, yo brindo por los que acaban de llegar a nuestro mundo y por los que siguen aquí, abrazando la vida con nuevos reencuentros; pero, muy especialmente, en este enero que está naciendo quiero brindar por mis seres queridos que se marchan a una región más profunda y luminosa. Brindo por ese viaje sin despedirme del todo. Estoy seguro de que algún día, cuando Jano cierre los ojos, volveremos a encontrarnos en ese horizonte eterno donde coinciden todas las miradas.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Las dos caras de Jano"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: