Y tú, ¿para cuándo el niño?

Gabriel UrbinaVaya por delante que me encantan los niños. Siempre me he sentido en conexión con esos pequeños que mantienen la mirada llena de curiosidad y ávida de colores nuevos, limpia de los miedos y prejuicios que limitan nuestra vida de adultos. Y soy de los que imagino la paternidad como una de las responsabilidades más bonitas y exigentes. Sin embargo, a veces miro a mi alrededor y me pregunto si algunos de esos padres y madres con los que me cruzo a diario se han planteado alguna vez, aunque sea por un momento, lo que significa serlo.

Es evidente que cualquiera se siente con el derecho de ser padre o madre. Es aún más evidente que la sociedad, desde Hacienda hasta la vecina, te incitan a que procrees y cumplas con tu responsabilidad social de traer niños a este mundo —a pesar de que en ese mismo mundo no faltan niños, incluso se cuentan por miles los niños olvidados y abandonados—. Lo que no termino de entender es que, como especie supuestamente racional (y no sólo instintiva), haya personas que sigan procreando dejando que sea la sociedad la que alimente, eduque, cuide y muestre valores a sus hijos.

Detrás de muchos niños maleducados, mimados, inconscientes y crueles (y son legión), hay unos padres dando el ejemplo extendido de cómo ser padres sin serlo, es decir, sin dedicar tiempo a sus hijos, a conversar, a mostrarles valores, a corregirlos. Detrás de muchos niños que humillan e insultan a sus compañeros, hay unos padres mostrando cada día el ejemplo de la humillación y el abuso. No quiero quitar responsabilidad a los profesores que no se implican lo suficiente, al sistema educativo o a la sociedad en general, sólo quiero centrarme en esos padres que, tras cumplir con su deseo de traer un hijo a este mundo, ahora piden que la responsabilidad de educarlo recaiga en el que está enfrente.

Recuerdo perfectamente a los acosadores de mi colegio, sus nombres y apellidos, sus formas. Alguna vez me he cruzado con alguno, muchos años después, llevando de la mano a sus hijos pequeños. No puedo dejar de imaginar lo que les espera a esos niños, con compañeros que se parecerán mucho a sus padres (justicia universal, karma, lo llaman algunos), o, en el peor de los casos, siendo ellos mismos los que humillen y acosen, siguiendo la estela de sus padres. Todos conocemos casos demenciales que se repiten cada día: padres que asisten a los estadios pensando que su hijo tiene que ser el próximo Messi, y no dudan en gritar o insultar a otros niños, o al propio, convirtiendo un fantástico deporte para aprender valores en un infierno cotidiano; padres que se ríen cuando sus hijos imitan su vocabulario soez, su obsesión por el móvil, el gesto de tirar al suelo el envoltorio, y te cuentan luego, tan tranquilos, que a su hijo no le gusta leer ni estudiar, y que ya no saben qué hacer con el crío (lo de educar, corregir o mostrar ejemplo ni siquiera se lo plantearon).

No sé si suena triste, pero a los cinco minutos de recibir a un padre o una madre en el Departamento, para una tutoría, uno ya intuye si será fácil o difícil solucionar el problema de su hijo. Y no hablo del problema que pueda tener con la asignatura (al fin y al cabo, eso es lo menos importante, la punta del iceberg), sino del problema real: sentirse el centro del mundo, o sentirse solo y abandonado, o sentirse perdido y desmotivado en un mundo en el que no encuentran referentes, con unos progenitores que ya no pintan nada o se han convertido en dictadores.

Estoy seguro de que no es nada fácil ser padre o madre en esta sociedad que hemos construido. Cada vez es más complicado compaginar los horarios para esclavos, las necesidades económicas y las dependencias de todo tipo, con la labor de criar y educar a unos seres tan moldeables desde que nacen. Pero hay que recordar que nadie te obliga a tener un hijo. Si el mundo te da asco (como escucho decir a menudo a muchos padres), pues no tengas hijos en él. Si es mentira y no te parece tan triste y oscuro, aprovecha para que ese crío acabe salpicando su alrededor con más luces que sombras, siembra en él o en ella algo bonito, y deja que crezca. Me sigue sorprendiendo que algunos de esos padres que nunca asumieron su responsabilidad sean los más insistentes con los demás: «Y tú, ¿para cuándo el niño?». Si estás cansado de que te pregunten, hay una respuesta que suele funcionar: «Pues no sé, tal vez para cuando tú eduques al tuyo».

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Y tú, ¿para cuándo el niño?"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*