La victoria de Casado augura cambios a medio plazo en el PP de Cádiz

La elección de Pablo Casado como presidente del Partido Popular podrá tener consecuencias a medio plazo en el PP provincial. El sistema de primarias ha dejado un partido dividido con una mayoría de dirigentes provinciales apoyando a la candidata perdedora.

Los cambios no serán inmediatos. Es previsible que tras las próximas elecciones autonómicas -en las que todo apunta que los populares cosecharán una nueva derrota- y municipales -de resultado incierto- desencadenen los cambios en la cúpula dirigente.

La victoria de Casado en Madrid ha tenido como primera consecuencia la salida de Javier Arenas de Génova, que se traduce a su vez en una posición delicada para el candidato a presidir la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Hay que recordar que Moreno aterrizó en Sevilla tras la espantada de Zoido, que prefirió centrarse en mantener la alcaldía de Sevilla -que luego perdió- antes que jugarse contre el PSOE el sillón de San Telmo. Todas las miradas apuntaban a José Luis Sanz, alcalde de Tomares, que contaba con el apoyo de Zoido y Cospedal. Otra posibilidad, más remota, era que el elegido fuese José Antonio Nieto, alcalde de Córdoba. Pero al final ni uno ni otro. Un movimiento de última hora de Arenas y Soraya Sáenz de Santamaría aupó a Juanma Moreno al frente del PP andaluz dejando a la Secretaria General, Cospedal, en entredicho. Esta jugada ahondó el distanciamiento entre Arenas y Cospedal. Con estos antecedentes a Moreno no le queda otra salida que ser presidente de la Junta de Andalucía tras las próximas elecciones -tarea poco menos que imposible- o desalojar su despacho de líder del PP andaluz.

En el PP provincial ha salido muy tocado Antonio Sanz, mano derecha de Soraya en estas primarias por mandato de Arenas. El presidente del PP de Cádiz se enfrentaba al vicepresidente, José Loaiza, que se decantó por Casado. La victoria del portavoz popular en el Ayuntamiento de San Fernando se lo pone fácil para susutituir a Sanz al frente del partido, al menos en teoría. El último congreso del PP fue hace poco más de un año por lo que a Sanz le quedan tres años de mandato, tiempo más que suficiente para recomponer lazos con la dirección nacional.

En el PP de la capital apenas se esperan cambios. Con el candidato a la alcaldía ya designado y una agrupación mayoritariamente volcada con Soraya es poco probable que cambie el panorama. El principal apoyo de Casado en Cádiz ha sido José Blas Fernández, un político en retirada. Tampoco ayuda la circunstancia de que el PP local apenas tiene banquillo. Aquellos que coparon los puestos de responsabilidad a mitad de los años 90 aupados por el triunfo de Teófila no han dejado ningún resquicio en los últimos veinte años para que los jóvenes del partido puedan foguearse. Así los Ortiz, Colombo, Romaní o Pozuelo han sabido tapar hasta el momento la proyección de los Cossi, Oliver, Teruel o Duro. Veremos qué ocurre  ahora que vienen tiempos de cambio.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La victoria de Casado augura cambios a medio plazo en el PP de Cádiz"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*