OPINIÓN | La tercera guerra mundial ha llegado en forma de virus

No, no esta no es una crisis como la del 2.008, ni tiene nada que ver con una crisis económica derivada de la mala gestión de los mercados. Esto es una situación de devastación provocada por una epidemia bacteriológica y su reacción provocará una de las mayores crisis económicas que se podrá comparar a las de España tras la guerra civil, Alemania tras la primera guerra mundial, Francia tras la segunda o Estados Unidos en la gran depresión de finales de los años veinte del siglo pasado… por decir algunas referencias.

No es catastrofismo, ni es alarmismo, es la realidad. Cuando una población se recluye, para su actividad, se confina, se aísla… solo es comparable a una situación de guerra. Ya nada volverá a ser como antes, hace unos veinte años señalábamos que unos de los principales retos que la humanidad tendría que afrontar en estos años era el afloramiento del terrorismo como arma para llevar al extremo conflictos políticos y sociales, sin darle apenas importancia a dos amenazas mucho más importantes, pero en las cuales nuestros gobiernos no han manifestado nunca ni tanto esfuerzo ni tanto interés. Por un lado, la contaminación que provocara un desajuste inmenso que nos llevara al cambio climático (que incluso muchos gobiernos siguen negando) que provocara un desajuste en nuestro medio ambiente y provocara un mundo totalmente diferente al que conocemos hoy, y por otro lado la continua falta de desinversión en la investigación provocando el detrimento de esta, la falta de medios, la desmotivación de los investigadores, la poca preparación de medios mundiales ante problemas sanitarios.

Y es en ese escenario donde nos encontramos ahora, la propagación del virus a una escala mundial y de manera record debido a las características de nuestro mundo globalizado ha provocado una situación nunca vista en la historia de la humanidad. Un mundo entero parado. Todo cambiara a partir de ahora, de nuestra responsabilidad depende que todo cambie para que aprendamos del pasado, aprendimos con las guerras para defenestrar comportamientos xenófobos y antisemitas, aprendimos con las guerras de la potencia de las armas nucleares, aprendamos hoy de afrontar esta guerra para hacernos más fuertes y para todos saber que da igual el barco en el que se esté, la bandera que se defienda o el país que se pertenezca. Después de esta guerra o todos somos y admitimos el sentido de humanidad o definitivamente estaremos perdidos.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "OPINIÓN | La tercera guerra mundial ha llegado en forma de virus"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


A %d blogueros les gusta esto: