Irene García reclama una “subida significativa” en la cuota de atún

“Han soportado una década de sacrificio demostrando que son un arte de pesca sostenible y ahora, con la recuperación del atún rojo avalada con datos científicos, las almadrabas y la flota artesanal del Estrecho merecen una subida significativa en la cuota de capturas”. Así se ha expresado la presidenta de Diputación, Irene García, ante la próxima ronda de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) que se celebrará –del 14 al 22 de noviembre- en la ciudad marroquí de Marrakech. En ese foro se determinan las cuotas máximas de captura de las próximas campañas.

La Diputación de Cádiz, promotora de la Mesa de la Almadraba, había convocado para el próximo viernes a los miembros de esta plataforma. La reunión ha debido cancelarse al coincidir con un encuentro fijado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente emplazando al sector. A tenor de esta coincidencia Irene García ha querido manifestar el respaldo a una actividad indispensable para la provincia de Cádiz. Además, con la Mesa de la Almadraba, se ha logrado unificar en una voz todos los actores que convergen en esta pesquería: a las empresas que operan en las almadrabas de Barbate, Zahara de los Atunes, Conil y Tarifa; a los Ayuntamientos; grupos políticos representados en Diputación; Junta de Andalucía; comités de empresa…

Las restricciones en el volumen de capturas se empezaron a aplicar en el año 2006, a tenor del peligro que corría la especie. La pesca masiva, y sin control de tallas, por parte de cerqueros industriales del Mediterráneo había diezmado el stock. Sin embargo las limitaciones fueron generalizadas: las almadrabas de la provincia de Cádiz pasaron de las más de 1.400 toneladas capturadas, a unas escasas 656 en el año 2014. Se vivieron años de pura pervivencia sin apenas margen de beneficios y con la obligación de recurrir al fondo estatal de maniobra y la compra de cuota a otras flotas; con tensiones laborales y con temporadas más cortas. Además, en 2009, la crisis mundial se tradujo en una bajada de la demanda y de los precios.

El total admisible de capturas (TAC) volvió a elevarse en 2015. Para el trienio 2015-2017 el ICCAT acordó incrementos anuales del 20 por ciento.  En la última campaña, la del presente 2017, se han alcanzado unas 1.100 toneladas. Ahora, ante la próxima ronda de Marrakech, se presume un incremento sensible que satisfaga las pretensiones de las empresas almadraberas así como los intereses de las flotas de cañas, de líneas de mano y palangreros que faenan en el Estrecho.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "Irene García reclama una “subida significativa” en la cuota de atún"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies