“Soy un político libre”

Día 12 a las 12, o más bien 12 y cuarto pasadas. En un palacio de Congresos a reventar, con cientos de personas fuera sin poder acceder al acto, se presenta Pedro Sánchez con un público entregado, se respira alegría en el ambiente, todo lo contrario que en los días posteriores al “fatídico comité”, en palabras de María Jesús Castro, del pasado mes de octubre.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, gaditana de origen, manda un mensaje a la candidatura de Pedro Sánchez. Un  apoyo tan inesperado como importante, precisamente el día en que se ha conocido la intención de Susana Díaz de presentar su candidatura a la Secretaría General del PSOE en un acto el próximo 26 de marzo.

Las primeras palabras de Pedro Sánchez son para la alcaldesa de París por sus palabras y a su familia, presente esta mañana en el Palacio de Congresos de Cádiz. El equipo de campaña del todavía precandidato socialista le ha dado la vuelta al grito de guerra de los pedristas, porque el ‘No es no’ a Rajoy es un ‘Sí es sí’ al PSOE.

Sánchez reivindica un PSOE de izquierdas, sin ningún tipo de complejos , porque “nuestro color favorito es el rojo”.  El candidato advierte que independientemente del número de candidatos que finalmente se presenten a las primarias, lo que está en juego son dos modelos, el PSOE de NO a la investidura de Rajoy, representado por él en exclusiva y el PSOE de la abstención, donde engloba el resto de candidatos.

Recuerda en su discurso todos aquellos logros de gobiernos socialistas que en su momento fueron vistos por la derecha como una utopía imposible y hoy día son ya una realidad. Tiene tiempo para dar un capón a la gestora por retrasar tanto el congreso, porque un PSOE sin líder solo beneficia a la derecha.

Apuesta por la modernización de las ideas socialistas, para contrarrestar a todos aquellos que ven el PSOE como un partido anclado en el siglo XX, pero que no es capaz de enfrentarse a los desafíos del siglo XXI. Como muestra de ello pone como ejemplo a Portugal, donde una coalición de fuerzas de izquierda ha conseguido arrinconar a la derecha y a probar medidas para devolver a la ciudadanía lo que la derecha les quitó con la excusa de la crisis.

También pone su punto de mira en Europa, donde se compromete a colaborar en organizar un frente de izquierdas que ponga freno a las políticas de derechas que han venido protagonizando la política europea.

Entre las promesas de consumo interno, adquiere el compromiso de empoderar a la militancia, haciendo obligatorias las consultas a la militancia en los asuntos importantes del partido. Se enorgullece de su gestión, en la que no le tembló la mano a la hora de expulsar a militantes que se habían visto implicados en casos de corrupción, como aquellos que se habían beneficiado de las ‘tarjetas black’ de Bankia. También recuerda que nunca puso impedimento a las alianzas de progreso con otras fuerzas de izquierda que desalojaran a la derecha de gobiernos municipales, autonómicos o de diputaciones, elucubrando con la situación que viviríamos si finalmente hubiera podido formar gobierno, tal y como era su intención.

Uno de sus compromisos más inmediatos será que el PSOE vuelva a ser un partido para los jóvenes, que actualmente se sienten atraídos por otras formaciones políticas, para que los socialistas sean protagonistas de la modernización que necesita el sistema democrático, al que compara  con la catedral de la Sagrada Familia de Barcelona, un edificio que nunca está acabado del todo.

En definitiva, el candidato a las primarias del PSOE se da un baño de multitudes que debe haber hecho saltar todas las alarmas en la sede de San Antonio, muy pendiente de este acto aunque durante la semana no han parado de quitarle hierro a la presencia de Pedro Sánchez en la capital gaditana.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "“Soy un político libre”"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*