La Sociedad de Naciones

Sociedad de Naciones en 1918

Uno de los Catorce Puntos de Wilson trataba de la creación de una Sociedad de Naciones como un organismo encargado de regular las relaciones internacionales y asegurar la paz bajo los principios establecidos por el derecho internacional, con el fin de superar los errores cometidos en el pasado en las relaciones internacionales y que habían llevado al estallido de la Primera Guerra Mundial. El 28 de abril de 1919, el presidente norteamericano presentó el texto final del pacto constitutivo de la Sociedad de Naciones, que entró en vigor el 20 de enero de 1920. Esta organización internacional tendría su sede en la ciudad suiza de Ginebra. Sus principales objetivos eran los siguientes: resolver pacíficamente los conflictos entre los países miembros, supervisar los tratados internacionales, favorecer el desarme, velar por la seguridad de las minorías integradas en otros países y administrar los mandatos, generados al ser desposeídas las potencias vencidas de sus colonias o territorios que antes administraban, como en el caso turco en el Próximo Oriente.

La Sociedad de Naciones contaba con tres organismos fundamentales. En primer lugar, estaba la Secretaría General Permanente. El Consejo estaba formado por cinco representantes de estados miembros permanentes más representantes de estados miembros pero renovables. Tenía varias reuniones anuales. Los acuerdos debían tomarse por unanimidad y se dedicaba, principalmente, a negociar y resolver conflictos. Por fin, la Asamblea estaba integrada por delegados de los estados miembros. Se reunía anualmente. Elegía los miembros no permanentes del Consejo. Emitía resoluciones y recomendaciones.

Además de estos tres organismos se le adscribieron organizaciones internacionales de carácter autónomo. La Oficina Internacional del Trabajo (OIT), era organismo creado en 1919 para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de los países miembros mediante normas y convenios internacionales. Sigue existiendo hoy en día en las Naciones Unidas. El Tribunal Internacional de La Haya era corte de justicia que elaboraba dictámenes de carácter consultivo basados en el derecho internacional y ejercía su jurisdicción sobre conflictos territoriales o sobre interpretación de tratados y acuerdos. Sigue existiendo hoy en día dentro de las Naciones Unidas.

Por fin, formaban parte de la Sociedad de Naciones la Organización Económica y Financiera, entidad de carácter consultivo en esas materias, y diversos comités asesores, destacando el dedicado a la gestión de los mandatos, antiguas colonias de los países vencidos en la Gran Guerra.

Los fundadores de la Sociedad de Naciones fueron los 32 países vencedores de la guerra y 13 estados neutrales. Quedaron excluidos los vencidos y la Unión Soviética, aunque terminarían por ingresar. Estas ausencias y el abandono de los Estados Unidos, debido al rechazo del Congreso, al retornar al aislacionismo que había quebrado el presidente Wilson, restaron eficacia a la Sociedad de Naciones.

La Sociedad de Naciones no cumplió sus objetivos ni satisfizo las expectativas puestas en ella porque primaron más los criterios de las grandes potencias, miembros permanentes del Consejo que los principios de seguridad colectiva y de igualdad entre las naciones. Se pueden contemplar tres etapas en sus actuaciones y que coinciden con los períodos en los que se puede dividir la historia de las relaciones internacionales en la época de entreguerras. Hasta 1925 tuvo serias dificultades para solventar los graves problemas derivados de las consecuencias de la guerra. En cambio, sus mayores éxitos coincidieron con la distensión internacional que se dio entre 1925 y 1930. Pero en los años treinta demostró su completa ineficacia ante el expansionismo nazi y fascista, el conflicto derivado de la intervención japonesa en China y la internacionalización de la guerra civil española.

También te puede interesar

Sé el primero en comentar en "La Sociedad de Naciones"

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*